el cáncer como enfermedad metabólica
Categories Menu

Publicado en Nov 13, 2012 in Medicamentos prometedores contra el cáncer | 22 comentarios

Dicloroacetato como cura del cancer (I). Los datos objetivos

Dicloroacetato como cura del cancer (I). Los datos objetivos

Hablar del Dicloroacetato de Sodio (DCA) como una posible cura del cancer en el primer post de este blog es toda una declaración de intenciones, porque el Dicloroacetato representa el ejemplo del posicionamiento enconado de dos grupos extremos: los defensores a ultranza de la medicina oficial, y los defensores acérrimos de las terapias alternativas.

Al leer las argumentaciones de unos y otros (quienes tachan al Dicloroacetato de fraude a la altura de cualquier ungüento y quienes lo describen como la cura del cáncer), uno comprende que ninguno tiene razón y todos emplean explicaciones basadas en prejuicios y suposiciones.

Vamos a sintetizar rápidamente, con dos simples preguntas y respuestas, en qué punto se encuentra la investigación actual.


  • ¿Está probado, en estos momentos (finales del 2012), que el Dicloroacetato sea una cura del cáncer?Respuesta: NO
  • ¿Ha demostrado el Dicloroacetato evidencias de extraordinaria eficacia anticáncer y merecería ser puesto a prueba en pruebas clínicas extensas?Respuesta: .

Con estas dos simples declaraciones ambos grupos deberían ponerse de acuerdo y comprender la gama de grises que media entre ambas posturas, pero ello requiere abandonar prejuicios tan antiguos como el mundo y eso es un proceso complicado.

Yo no sé si el dicloroacetato puede curar el cáncer, pero sí sé que merecería ser puesto a prueba. Si tuviera que apostar, apostaría por su eficacia y lo haría porque los otros representan al poder; al poder económico, para más señas, el mismo que dirige el mundo atendiendo al dios dinero a costa de cualquier otra consideración al bien común.

Muchos de quienes niegan el potencial del Dicloroacetato lo hacen de buena fe, creyendo que apoyan a ‘la ciencia’, pero son los mismos que suponen que para ser o parecer un científico basta con estar suscritos al “Muy Interesante”, y que sólo con eso serán capaces de entender el panorama, a veces desolador, de la investigación clínica y el sórdido mundo de las corporaciones farmacéuticas.

Con su apoyo, perpetúan un modelo destructivo de manipulación (des)informativa sembrado por los medios de comunicación afines a las corporaciones y contribuyen a que la verdad permanezca sepultada por los prejuicios y las suposiciones apresuradas, construidas a base de titulares tendenciosos.

Titulares que afirman que la cura del cáncer está cerca (vienen diciendo eso desde hace varias décadas y la cura del cáncer nunca llega), siempre que permanezcamos en el redil, y que toda afirmación que provenga de un organismo o persona ajena a la industria farmacéutica pretende engañar y manipular.

En próximos posts hablaré del elegante mecanismo bioquímico de acción del Dicloroacetato de Sodio y lo que ello implica de revolucionario y amenazante para los intereses farmacéuticos, que están muy alejados de nada que tenga que ver con la cura del cancer.

La realidad objetiva del Dicloroacetato como posible cura del cáncer

El Dicloroacetato es un medicamento usado desde hace 30 años

El Dicloroacetato de Sodio (DCA) es un medicamento convencional, que se usa desde hace muchos años para tratar desórdenes metabólicos. Vaya eso por delante. Repito: YA es un medicamento. No es una poción mágica hecha por brujos y estafadores, fabricada usando rabos de lagartija, sino un medicamento, empleado contra otro tipo de dolencias diferentes al cáncer.

Durante todo el tiempo que se ha venido usando para esas dolencias ha demostrado ser un medicamento muy seguro, con escasos efectos secundarios.

Quedémonos también con la idea de que sirve para tratar desórdenes metabólicos, porque a lo largo de este blog, esas dos palabras serán empleadas con frecuencia aplicadas a una posible definición del cáncer. La cura del cancer radica, tal vez, en esos términos y en algunos otros más, que también mencionaré.

Las pruebas iniciales de la Universidad de Alberta

El doctor Evangelos Michelakis, de la Universidad de Alberta, en Canadá, publicó en el año 2007 un estudio que demostraba, en modelos no humanos, la eficacia del Dicloroacetato de sodio para destruir las células tumorales mientras respetaba las sanas, confirmando las observaciones realizadas por médicos de todo el mundo en pacientes a quienes se había administrado Dicloroacetato durante largos períodos de tiempo y que parecían sufrir una menor tasa de cáncer.

En esas pruebas no había aún nada excesivamente revolucionario. Dicha efectividad es habitual en otro tipo de compuestos. No implica necesariamente que el Dicloroacetato sea la cura del cáncer, porque las pruebas in vitro y las pruebas en modelos no humanos (ratones), no tienen nada que ver con las complejidades bioquímicas y fisiológicas de los modelos reales, es decir, de las pruebas extensas en humanos.

Pero lo curioso es que otras moléculas sintéticas que habían demostrado una efectividad mucho menor en los mismos modelos, con efectos secundarios potencialmente tóxicos, sí habían recibido financiación de las farmacéuticas para llevarse a cabo pruebas clínicas extensas y costosas.

¿Por qué?

Pues porque se realizaban con moléculas patentadas por una determinada empresa, que invertían en dichas pruebas con la esperanza de obtener un beneficio mayor si resultaba ser efectiva (en otro post hablaremos de qué entiende la medicina oficial por efectividad, y porqué no es sino una manera de manipular las estadísticas pero no de curar).

El Dicloroacetato no recibió ningún apoyo de ninguna corporación, porque no podrían obtener un beneficio de su aplicación, al ser un medicamento basado en una molécula no patentable y muy barato.

Hasta ahí todo normal. No se le puede pedir a una empresa privada que invierta en lo que puede suponerle una mala inversión, y además en un medicamento que ‘sólo’ ha demostrado efectividad en modelos no humanos.

Lo interesante sucedió después.

La evidencia de efectividad en casos de cáncer avanzado

Ante la imposibilidad de obtener financiación de la industria, el doctor Michelakis acudió a inversiones privadas y donaciones y recibió también el apoyo del Instituto Canadiense de Salud.

Con dicho apoyo consiguió tratar con Dicloroacetato de sodio solamente a cinco enfermos de un tipo de cáncer cerebral llamado Glioblastoma.

Para comprender con objetividad a lo que se enfrentaba es importante saber que el Glioblastoma es, junto con el cáncer de Páncreas, el cáncer con peor pronóstico. Es incurable, ni siquiera aplicando todo el arsenal terapéutico disponible hoy en día: operación, radioterapia, quimioterapia o antiangiogénicos.

A pesar de los avances realizados con otro tipo de terapias, algunas ya disponibles, y que comentaré en otros posts: viroterapia, inmunoterapia o aplicación de campos eléctricos de baja intensidad, el Glioblastoma sigue siendo lo que algunos oncólogos denominan, con negrísimo humor, ‘El Terminator’.

No sólo eso, sino que los cinco pacientes habían sido ya tratados por la medicina convencional y estaban desahuciados. La esperanza media de vida de un paciente de este tipo de cáncer no llega al año y medio, si se aplica el tratamiento convencional, y un par de meses menos si no se aplica.

Repitamos este dato, explicado de otra manera: si se trata, su media de esperanza de vida aumenta en sólo dos meses. Añadamos que los tratamientos harán esos dos meses aún más penosos, debido a los enormes efectos secundarios que conllevan.

De esos cinco pacientes, gravemente enfermos, uno de ellos falleció 3 meses después de comenzar el tratamiento con Dicloroacetato (el DCA necesita algún tiempo para hacer efecto), pero los otros 4 se mantenían estables después de 15 meses de tratamiento.

Pueden parecer datos poco concluyentes y con un espacio muestral muy reducido, pero hagan encuestas a cualquier oncólogo que haya tratado a un paciente de glioblastoma y pregúntenle a cuántos de ellos ha logrado estabilizar y mantener con vida después de 15 meses, tras aplicar todos los tratamientos convencionales. Su respuesta será, en la mayoría de los casos, que a ninguno.

Los resultados se publicaron en 2010, y eso sí que constituyó una seria advertencia para las farmacéuticas de que algo importante podía estar a punto de demostrarse. A saber, que decenas de fármacos quimioterápicos, en cuya investigación se habían invertido millones de dólares, pero que les habían reportado enormes márgenes de beneficio, corrían el peligro de ser declarados obscenamente ineficaces, y podría desmontarse para siempre el paradigma en que se ha basado la investigación clínica, década tras década de supuesta búsqueda de una cura del cáncer.

Y todo debido a un solo compuesto de pequeños efectos secundarios y cientos o miles de veces más barato.

Como dato adicional: el negocio de la industria farmacéutica es el más rentable de entre todos los legales, con retornos de inversión sólo soñados por otro tipo de negocios. En global, la cantidad de dinero que mueve la industria farmacéutica sólo está por detrás del tráfico de drogas y de armas.

La maquinaria de desinformación se pone en marcha

Las noticias no tardaron en aparecer en los medios de masas. Nada referente a las pruebas con pacientes de cáncer, por supuesto, sino notas de prensa que alertaban de los peligros de usar compuestos no aprobados por la FDA, previas pruebas clínicas extensas. Se llegaba a hablar de “Alerta ante el uso de un compuesto no probado”. Con esta típica llamada al miedo se aseguraban de sembrar la duda entre sus posibles clientes (pues eso son los enfermos para ellos), pero no añadían que dichas pruebas extensas sólo pueden ser aplicadas por la industria, según decisiones económicas, no sanitarias. Pruebas que habían desechado no porque no existieran indicios de gran efectividad anticancer (los había), sino porque no existía posibilidad de obtener un beneficio económico.

Pero los mejores aliados de las farmacéuticas fueron los blogs ‘científicos’. Decenas de blogs escritos en su mayor parte por bienintencionados profesionales o estudiantes de medicina, física, química o, mejor aún, informática, cuando no simples aficionados suscritos a alguna revista de divulgación ‘mainstream’, que hicieron este simple razonamiento, basado en creencias, no en datos:

– Los médicos aplican lo que se ha probado que funciona hasta cierto punto – sólo se prueba lo que tiene visos de suponer una cura – si no se prueba es que la ciencia no ha visto visos de curación – quienes promueven el uso de algo no probado son oscurantistas y anticientíficos – decir algo tan monstruoso como que la industria no busca una cura del cancer, sino prolongar la enfermedad no puede ser posible, no es posible tanta maldad, todo es fruto de una mente que ve conspiraciones por todas partes.

Con este razonamiento débil y desinformado impiden que muchas personas puedan acceder a un tratamiento sencillo y que, de no ser eficaz, simplemente provocará efectos secundarios mucho menores que los devastadores producidos por la quimioterapia, que sí ha demostrado NO ser eficaz, y no me importan los datos manipulados que los medios difunden machaconamente, al dictado de sus amos.

El Mitaplatin, o el colmo del cinismo de la industria farmacéutica ante la cura del cancer.

Por último, un ejemplo de cinismo extremo que demuestra hasta qué punto las farmacéuticas juegan todas las bazas posibles y aplican criterios contradictorios con tal de obtener algún beneficio, pero no la cura del cancer.

El Mitaplatin fue anunciado en su día como un compuesto que aumentaba la efectividad de su predecesor, el Cisplatin, contra algunos tipos de cáncer como los de hígado u ovario.

¿En qué consiste el Mitaplatin? Pues en Cisplatin más Dicloroacetato de Sodio. El estudio en que se basa es “Mitaplatin, a potent fusion of cisplatin and the orphan drug dichloroacetate.”

En su publicidad, la empresa habla de que el Dicloroacetato ha demostrado aumentar la potencia anticancer del Cisplatin y explica, para ilustrar dicha efectividad, el mecanismo de acción del DCA (uno que, en realidad, va en contra del paradigma que las farmacéuticas han venido defendiendo desde hace años y siempre han negado que pueda ser útil).

¿En qué quedamos? ¿Es o no es válido el Dicloroacetato? ¿En base a qué pruebas científicas puede añadir la industria farmacéutica el Dicloroacetato a un quimioterápico, cambiarle el nombre y el logotipo y venderlo a mayor precio que el quimioterápico anterior?, ¿Cómo pueden, a la vez, condenar y denostar a quienes lo emplean por su cuenta y riesgo, aduciendo el argumento de que su uso no está probado científicamente?

Frente a estas incongruencias y contradicciones, cualquier espíritu crítico, que se considere a si mismo científico, se detendrá un momento y, al menos, reflexionará.

O no.

Investigar, escribir y mantener este blog lleva mucho tiempo y algo de dinero. Si crees que te he ayudado con este artículo, puedes donar la cantidad que quieras (el Karma te lo agradecerá ;))




Controlar el cáncer es posible. Suscríbete y obtén Gratis la Guía de la Dieta Cetogénica contra el cáncer

22 Comentarios

  1. es compatible el uso de diclororacetato de sodio, taxol y avastin

    • Hola, María,

      Si estás haciendo una pregunta, no lo sé, aunque no he encontrado ningún ensayo clínico que lo respalde, sólo sé que la industria ha creado un quimioterápico, el Mitaplatin, que emplea DCA con fines terapéuticos junto con Cisplatin.

      Si lo afirmas, me gustaría conocer dichas pruebas.

      Un saludo.

  2. He visto una información sobre DCA que supongo te interesará. En el cáncer de colon parece que disminuye la apoptosis, con lo cual sería malo para este tipo de cancer,aunque parece bueno para el gliobastoma.
    Dicloroacetato reduce apoptosis en tumor colorectal http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S030438351000251X .
    Tendría que comprobarse en más estudios. Parece raro pero los datos mandan y si se comprueba en otros estudios habría que aceptar que es bueno para un tipo de cáncer y malo para otro u otros.

    • Sí, recuerdo ese estudio que dice lo contrario que la mayoría de los que he encontrado, pero lo cierto es que es algo a lo que uno se acostumbra: contradicciones constantes en estudios puntuales de ciertos procesos bioquímicos o moléculas, que muestran resultados opuestos a la mayoría al ser realizados por algunos grupos de trabajo. Algo parecido al tema de los antioxidantes.

      Lo primero que haría sería revisar los métodos empleados para asegurar que no hay elementos que puedan distorsionar dichos resultados, porque las pruebas dicen lo contrario en cánceres tan “diversos” como de mama, neuroblastomas, hepaticos, mielomas, linfomas… y también de colon. De hecho, he encontrado dos que dicen lo contrario. Habría que revisar también los modelos empleados para hacer los estudios, porque pueden no ser comparables y llamar a engaño.

      He vuelto a leer el extracto: el estudio del que hablas dice que dicha apoptosis se reduce cuando se aplica DCA en tumores hipoxicos (pero no lo hace en normoxia), porque interfiere el HIF-1alfa (una molécula que me obsesionó durante tiempo y que fue mi blanco favorito hasta hace no mucho, aunque aún la tengo en el disparadero). Lo cierto es que pocos tumores hay tan agresivos como el glioblastoma y en él hay zonas, las más malignas, de fuerte hipoxia (es su marca de fábrica), y también zonas de necrosis, con lo cual nos encontramos ante nuevas paradojas.

      Una vez dicho esto, yo aceptaré lo que sea que digan los datos de los hipotéticos estudios clínicos, recogidos con métodos estadísticos fiables. Lo único que digo es que deberían llevarse a cabo esas pruebas para que todos salgamos de dudas, porque indicios que merecen ser escuchados, existen.

      Eso sí: el mecanismo del DCA cuadra perfectamente con lo que sabemos del cáncer como enfermedad mitocondrial y metabólica, parecido a otras drogas similares como iodoacetato o 3-bromopiruvato.

      Un saludo.

      Alfonso

  3. Como te he dicho a mí también me parece raro.
    En el comentario anterior he puesto bueno dónde debería decir malo. Si puedes corrígelo.
    Un saludo, Julián

  4. Hola Alfonso, una vez más gracias por tu esfuerzo y sobre todo por compartirlo con nosotros… Te escribo porque me ha surgido una pregunta. Desde que se publicó el estudio con los datos de esos 5 pacientes tratados con DCA,¿se sabe cual ha sido su evolución posterior?
    Un saludo,
    Eloy

    • Hola, Eloy,

      Perdona por haber tardado tanto en moderar tu comentario, pero por motivos personales no he podido atender el blog en las últimas semanas.

      Has puesto de nuevo el dedo en la llaga, porque esa misma pregunta me la hice yo hace tiempo. No perdí días buscando, pero durante el tiempo que invertí en ello no encontré cuál fue el destino de esas personas: si continuaron vivas mucho más ni cual ha sido su período de sobrevida.

      No obstante, me quedo con el dato inicial: incluso aunque todas ellas hubieran muerto poco después del estudio, el período de sobrevida sigue siendo significativo y merecedor de que, al menos, alguien se pare a reflexionar, que es lo mínimo que hay que pedir. no tengo (nadie tiene) seguridades, sólo tengo la seguridad de que el camino de investigación actual sólo conlleva ganancias monetarias y casi nula ganancia humana.

      Gracias de nuevo y un saludo

      Alfonso

  5. Hola, yo también soy pareja de una persona con un glioblastoma grado IV, mi marido, He estado leyendo tu blog y me gustaría saber como acceder a estos estudios como el que citas. Nuestra oncóloga nos dice que en este momento no hay estudios iniciados (con excepción del Novocure). Gracias!

    • Hola, Patricia,

      En primer lugar lamento vuestra situación.

      En segundo lugar: el único estudio realmente completado es al que me refiero en el artículo, donde se trató a 5 pacientes de glioma maligno http://clinicaltrials.gov/ct2/show/study/NCT00540176?term=dca&rank=3 .

      Pero también testimonios de personas que han visto mejorada su situación y algunos datos esperanzadores de la clínica Medicor de Canadá, que usó DCA durante algún tiempo y mostró mejoras empíricas en un porcentaje significativo de pacientes.

      El resto son estudios en fases I o II que están en marcha y que, por tanto, no arrojan demasiada luz aún. Te dejo unos enlaces y luego algunas reflexiones:

      http://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT00566410?term=dca&rank=1
      http://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT01386632?term=dca&rank=2
      http://clinicaltrials.gov/ct2/show/study/NCT01111097?term=dca&rank=6
      http://clinicaltrials.gov/ct2/show/study/NCT00703859?term=dca&rank=7 (se echó abajo antes de enrolar a participantes, no sé porqué)
      http://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT01029925?term=dca&rank=10

      Y ahora, unas reflexiones:

      Que la oncóloga pida datos objetivos basados en estudios es típico y lógico, pero te hago estas reflexiones, que tal vez tú puedas trasladarle a ella, a ver qué te contesta, tengo muchísima curiosidad:

      1. Pese a la ausencia de datos estadísticos que garanticen la eficacia del DCA sin ninguna duda, yo soy un familiar de una enferma y haré lo que sea necesario por ella, seguro que tú también por tu marido. Debido a las noticias esperanzadoras, lo barato que resulta y a la relativa ausencia de efectos secundarios del DCA, si lo comparamos con la quimiterapia, y debido a que un glioblastoma no tiene en estos momento tratamiento efectivo ¿No ve razonable aplicarlo, con conocimiento de causa, sopesando los pros y contras con responsbilidad de adultos? ¿Qué haría ella en tu lugar o en el lugar de un enfermo?

      2. Me gustaría que te mostrase resultados públicos de estudios clínicos de todos los quimioterápicos que ella receta habitualmente, los mismos que, a veces, provocan devastadores efectos secundarios e incrementos mínimos de las sobrevida y resultan enormemente caros para el sistema sanitario. A ver qué te contesta.

      Por último me gustaría recalcar que no existen las balas mágicas, en NADA: ni en el tratamiento convencional ni en DCA ni en nada. Siempre hay que asumir el tratamiento como un ataque metabólico en varios frentes: dieta, suplementos (aceite de pescado, vitamina d3, resveratrol, melatonina, extracto de té verde, como comento en el siguiente artículo de la serie dedicada al DCA: http://cancerintegral.com/dicloroacetato-de-sodio-mecanismo-de-accion-contra-el-cancer/#sthash.KLrAmiYe.dpbs), más fármacos específicos como el DCA y otros posibles como la cloroquina o el plerixafor, que nadie tendrá la valentía de recetar.

      Espero que todo os vaya bien.

      Un saludo

      Alfonso

  6. Estimado Alfonso:
    gracias por tu informacion, pues es la mas reciente en cuanto a fechas que he encontrado.
    A mi hermana (49 años) la operaron el pasado 13 de septiembre de un tumor clasificado como glioblastoma IV
    Debido a una infeccion en uno de los puntos de sutura y mientras esta se cura, no ha iniciado aun los ciclos de RT y QT que le deben aplicar.
    Mientras tanto y por nuestra cuenta, y sin consultarlo con su cirujana, vamos a iniciar el tratamiento con DCA, paralelamente al protocolo oficial.
    Parece ser que no es contraproducente, pero si eres tan ambale, por favor, confirmamelo, pues mis conocimientos medicos son nulos.
    Asi mismo, me gustaria si es posible , me hicieras llegar tu opinion sobre el tratamiento con vacuna de antigeno propio del Dr Capistran.
    No nos echa atars el tema economico, sino la falta de informacion sobre el tema, asi como la sensacion de falta de profesionalidad, y no digo de los doctores, sino de la forma en la que porporcionan la informacion y la manera de preparar la muestra de orina para su envio.

    Si eres tan amable , espero tus comentarios

    Saludos
    Luis

    • Hola, Luis,

      Lamento mucho la situación de tu hermana.

      Respecto a la interacción del DCA con la quimioterapia, no puedo confirmarte nada, porque nadie lo sabe con certeza. No obstante, y teniendo en cuenta, como tal vez sepas, el pronóstico que tienen este tipo de tumores, tal vez no sería mala idea intentarlo. Pero debes considerar que el DCA tiene efectos secundarios, leves en comparación con los de la quimio, pero sumados a los de ésta podrían verse aumentados.

      Nos movemos en un terreno pantanoso donde las decisiones deben ser asumidas con responsabilidad, sopesando con toda la frialdad posible pros y contras. Si no lo ves claro puedes aplicar el DCA más adelante, una vez acabado el protocolo oficial.

      Lo que sí te recomendaría, tal y como acabo de escribir a otro comentario, es que no confíes en balas mágicas, esto es, en UN sólo producto milagro, venga de donde venga, sino que abordes el tratamiento de manera integral, atacando al tumor por varios frentes.

      Te repito lo que acabo de escribir en dicho comentario: siempre hay que asumir el tratamiento como un ataque metabólico en varios frentes: dieta, suplementos (aceite de pescado, vitamina d3, resveratrol, melatonina, extracto de té verde, como comento en el siguiente artículo de la serie dedicada al DCA: http://cancerintegral.com/dicloroacetato-de-sodio-mecanismo-de-accion-contra-el-cancer/#sthash.KLrAmiYe.dpbs), más fármacos específicos como el DCA y otros posibles como la cloroquina o el plerixafor, que nadie tendrá la valentía de recetar.

      Sí hay indicios de que aplicar una dieta cetogénica con una fuerte restricción calórica durante el tratamiento con quimio colabora a producir un shock al tumor que incrementa la efectividad del tratamiento. Espero completar a lo largo de esta semana un artículo bastante extenso donde propongo una manera de calcular la dieta para cada enfermo.

      Respecto a las vacunas de las que hablas: había visto esa misma web hace tiempo, pero no he profundizado lo suficiente como para tener una opinión fundamentada al respecto, lamento no poder servirte de ayuda en eso.

      Espero que todo os vaya bien y recibe un abrazo.

      Alfonso

      • Hola Alfonso:

        En primer lugar darte las gracias por este hermoso blog en el que vuelcas todo lo aprendido sobre esta enfermedad. Es el ejemplo perfecto de que hace más el que quiere que el que puede.

        Como continuación de esta pregunta, estoy sopesando la posibilidad de administrar a mi madre DCA durante la quimio, pero tengo las mismas inquietudes que la persona que la planteó.

        Quería preguntar si sabes algo nuevo desde octubre de 2013.

        Muchas gracias de nuevo. Recibe un afectuoso saludo,

        Adolfo.

      • Hola, Adolfo,

        No he recabado más información al respecto del DCA, pero se siguen publicando estudios de ciencia básica basados en su efectividad. Otro lector del blog me envió hace poco un estudio que hablaba de vitamina B1 a altas dosis con efectos similares al DCA. Hasta ahora se usaba con el DCA para contrarrestar sus efectos secundarios.

        Sobre todo, el hecho de que el DCA demuestre efectividad indica que cualquier terapia que tenga como diana la glucólisis será igualmente efectiva

        Gracias por tu comentario y un saludo

        Alfonso

  7. Hola a todos.

    Mi padre sufre un cáncer de colon localmente avanzado pero si metástasis, por lo que la alerta ante las temidas recidivas es máxima. Hace cosa de dos meses comenzamos aconsejados por un médico homeópata, un tratamiento a base de extracto de muérdago (Iscador Q más Mercurius Vivus) para potenciar el sistema inmune. Como creemos que cualquier precaución es poca, nos habíamos planteado seriamente iniciar otro de forma paralela con el DCA, por la información que habíamos obtenido a través de otros lugares en este blog.
    Cual ha sido mi sorpresa cuando he leído a jgonzalezg en un comentario anterior, no solo indica que existe un estudio que este tratamiento no es efectivo para este tipo de cáncer, sino que según lo que he podido leer es incluso contraproducente.

    Alfonso, si dispusieras de más información al respecto te agradecería que nos la facilitaras, porque las dudas nos asaltan y parece que se nos ha volado la ilusión que teníamos.

    Un saludo y gracias.

  8. Hola, Alfonso:

    En primer lugar agradecerte el esfuerzo invertido en el blog, y desearte mucha fuerza y ánimo.

    En segundo lugar, respecto al dicloroacetato, he leído decenas de artículos y reflexiones apoyando este compuesto, y todos citan a un tal doctor Evangelos Michelakis como autor del trabajo publicado, pero amén de que el nombre de por sí ya suena a “inventado”, no he conseguido encontrar en ningún sitio la fuente original, esto es, el estudio.

    ¿Has encontrado tú dicho trabajo? ¿Podrías enlazarlo, por favor?

    Como tú, he leído sobre “curas” como esta desde hace años, pero ni una sola vez he podido ver uno de esos trabajos publicados a los que aluden; no me rindo, pero necesito algo más que un artículo repetido y enlazado mil veces para darle credibilidad.

    Muchísimas gracias en cualquier caso.

    • Hola, Raúl,

      Gracias por tus palabras, y comprendo que tengas dudas de todo, es lo más razonable. Sólo quería decirte que es extraño que no hayas encontrado referencias acerca del DCA ni del doctor Michelakis, porque ha sido profesor investigador de la Universidad de Alberta, en Canadá e inunda literalmente internet y, lo más importante, las bases de datos médicas.

      Respecto a pruebas definitivas que demuestren efectividad (fuera de toda duda) del DCA: ni las hay ni las habrá, porque, como sabrás si has leído mi blog, los estudios clínicos con series estadísticas largas sólo pueden ser abordados con estudios multicentro en todo el mundo, aportando una cantidad de dinero que quienes tienen no están interesados en poner. De esa manera siempre pueden decir que ‘eso no está demostrado’ aunque las pruebas iniciales debieran invitar a proseguir las pruebas en ese camino.

      Como colofón te añado que, de aquellos compuestos que sí les interesa probar, los resultados no están disponibles para el público. Hablo de la quimioterapia, claro está, cuya ausencia de efectividad en casi el 90% de los casos sí está fuera de toda duda.

      Algunos estudios, no sólo del grupo de trabajo del doctor Michelakis con glioblastomas sino con linfomas u otros:

      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2567082/
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20463368
      http://www.nature.com/onc/journal/v32/n13/full/onc2012198a.html
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23328814
      http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23263938

      Sólo son unos pocos de entre los que tengo guardados en favoritos y que tú pueden encontrar con cierta facilidad. Algunos son casos aplicados a pacientes reales. Es un universo muestral muy pequeño, lo sé, pero a ver si encuentras respuestas semejantes con quimio convencional y, sobre todo, con tan escasos efectos secundarios. Hay infinidad de estudios in vitro que apuntan en semejante dirección también, aunque sé que los estudios in vitro no son más que destellos. No es la panacea, ni la seguridad absoluta, lo sé, pero es lo que hay, y es bastante mejor que lo que los oncólogos oficiales ofrecen.

      Te deseo lo mejor y te agradezco tu comentario y tu sanísismo escepticismo.

      Un abrazo

      Alfonso

      • Hola de nuevo, Alfonso:

        Efectivamente, una búsqueda mas exaustiva me ha llevado a encontrar lo que buscaba:

        http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1535610806003722

        Digamos que no estaba buscando adecuadamente. El problema es que si buscamos información sobre el Dicloroacetato aparecen cientos, cuando no miles, de artículos sobre el tema relacionando la mayoría de ellos a Michelakis con el estudio, claro, pero ni uno de los que he leído enlazaba el propio estudio, y esta era la base del escepticismo.

        Ahora que lo he encontrado lo leeré tranquilamente.

        De nuevo, gracias por todo.

      • Gracias a ti, Raúl

        Alfonso

  9. Hola tengo a mi hija con un neuroblastoma 4m con un n miyc positivo recibió once quimios remitió totalmente hace un mes aparece nuevamente tres tumores mas no hay posibilidades. De nada hay probado en neuroblastoma este remedio abrazos Guada tiene un año y diez
    Mwses gtaciass

    • Hola, Anita,

      Lo lamento profundamente. Aplicar las terapias que aquí proponemos en un niño es más difícil pero, a la vez, puede tener ventajas, porque metabólicamente un niño tiene más plasticidad.

      Yo te recomendaría que acudieras, si puedes, a alguna asociación de tu país, que atienda a niños con epilepsia, para que te orienten acerca de cómo aplicar una dieta cetogénica estricta, porque sería la misma. Un niño suele entrar en cetosis con más facilidad y podría ser aún más útil que para un adulto.

      En este enlace hago un resumen de los pasos a seguir, aunque es cierto qeu está pensado específicamente para adultos.: http://cancerintegral.com/guia-practica-anticancer/

      Espero que te sirva de ayuda. No dudes en hacer las preguntas que consideres necesarias

      Un abrazo

      Alfonso

  10. Yo lo tomo, junto con otros complementos, y llevo año y medio libre de enfermedad, cáncer de estómago diagnosticado en fase temprana.

    • Hola, Miguel,

      Me alegro de leer tan buenas noticias. Tal vez te apetecería entrar en el FORO del blog y contarnos tu experiencia y lo que tomas. Podría ayudar a otros.

      Un saludo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Porqué se necesita un nuevo paradigma de investigación y tratamiento del cáncer o jamás será curado - Cancer Integral | Cancer Integral - [...] de las moléculas “unproven” preferidas como blanco de las burlas es el Dicloroacetato de Sodio, que personajes de toda…
  2. Dicloroacetato de Sodio. Mecanismo de acción contra el cáncer. | Cancer Integral - [...] un artículo anterior, expliqué cuáles eran los datos objetivos respecto al Dicloroacetato de Sodio y la acción terapéutica que…
  3. 45 suplementos y medicamentos contra el cáncer | Cancer Integral - […] ampliamente en estos dos artículos: DCA I y DCA […]

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *