el cáncer como enfermedad metabólica
Categories Menu

Publicado en Feb 25, 2017 in Contra el cáncer | 102 comentarios

Cómo el libro que debe escribirse y la inteligencia colectiva podrían derrotar al cáncer

Cómo el libro que debe escribirse y la inteligencia colectiva podrían derrotar al cáncer

En este artículo explicaré dos cosas:

  • El recorrido intelectual que me llevó a considerar imprescindible escribir el libro que voy a escribir
  • Por qué creo que podremos controlar un alto porcentaje de casos de cáncer usando la inteligencia colectiva, con un libro como éste como cimiento

Primero insertaré el vídeo con la entrevista que los editores de Radio Sott me realizaron el sábado 17 de septiembre de 2016 para introducir algunas de mis tesis.

Lo usaré como base para explicar después porqué el libro podría suponer un antes y un después en la lucha que todos mantenemos.


No quiero aportar esperanzas vanas. No va a ser inmediato ni sencillo, pero sí creo que YA existen maneras de que muchas personas se vean beneficiadas.

Ellos serían los primeros en implementar un sistema que podría replicarse y perfeccionarse con el tiempo y la aportación colectiva.

La entrevista en Radio Sott

Aunque (por mi culpa) se me quedaron en el tintero muchas cosas que debería haber dicho, creo que tratamos cosas muy interesantes, que pueden servir como prólogo para el texto siguiente.

El comienzo de mi recorrido intelectual

Tras el pronóstico de la enfermedad de mi mujer, en 2008, sentí lo mismo que muchas personas que se han dirigido a mí en el blog.

Como si una montaña de piedras se me hubiera echado encima, y la urgente necesidad de buscar información por internet.

Lo primero que comprendí es que dicha información era abundante pero contradictoria. Y que ni la ‘oficial’ ni la ‘alternativa’ ofrecían estrategias completas de tratamiento.

Salvo algún libro, escrito por supervivientes, que ofrecía información más estructurada (aunque sin el enfoque que creo se necesita), casi todo era deslavazado e insuficiente.

Comencé mi búsqueda en webs oficiales, porque por entonces yo creía, como la mayoría, que la medicina era uno de los reductos de la ciencia rigurosa y que si ella no daba con la clave nadie lo haría.

El cáncer era, al parecer, un conjunto de enfermedades fruto de mutaciones genéticas del ADN nuclear, que conducían a un crecimiento descontrolado de las células. Una teoría convertida en dogma y sustentada desde hacía décadas por la comunidad científica mundial.

Al ser (decían) muchas enfermedades, y ante la aparente dificultad de encontrar dianas terapéuticas generales para todos los cánceres, había que sintetizar muchos fármacos distintos que apuntaban a objetivos concretos de ciertos pacientes de ciertos cánceres.

La tarea era titánica: no me extrañaba que se necesitara alta tecnología y grandes máquinas para desentrañar los misterios del genoma, en el cual parecía radicar el secreto del cáncer.

También me hacía una pregunta: ¿Por qué se creaban centros de oncología integrativa donde se aplicaban terapias dispares y tan diferentes a lo que dictaba es estándar? ¿Por qué –me preguntaba- un oncólogo “abandonaba la ciencia” y unos puestos tan bien pagados para aventurarse en algo así?

La ausencia de evolución real

Pronto comprendí que no había ningún medicamento disponible que pudiera curar a mi mujer. No importaba el centro o el país, todo era homogéneo y estandarizado.

No sólo eso, sino que los datos oficiales revelaban una verdad incómoda: no había existido apenas evolución positiva, teniendo en cuenta la inmensa cuantía económica de las inversiones en investigación.

En los últimos 50 años de “guerra contra el cáncer”, no había habido mejora sustancial en la mayoría de metástasis y gliomas: sólo en leucemias, linfomas y cánceres de testículo, que representaban menos de un 10% del total.

El descenso global en mortalidad se debía en gran parte a la más eficaz prevención mundial del cáncer de pulmón.

Y la quimioterapia en tumores sólidos seguía teniendo una mínima contribución de un 2% a la supervivencia a 5 años

Adicionalmente, la toxicidad de algunas quimioterapias era muy elevada. Los documentos oficiales reconocían que un considerable porcentaje de pacientes morían debido a ella.

En el resto, sus órganos sanos se veían dañados en mayor o menor medida, de forma a veces irreversible, y todo ello sin contar los precios cada vez más desorbitados de los tratamientos

Eso significaba que, como mínimo, nos habían mentido en todas esas noticias que aparecían con regularidad en los medios de comunicación y que nos aseguraban estar progresando “en la correcta dirección”.

O bien el cáncer era realmente un poderoso enemigo, o el camino emprendido era incorrecto.

Otto Warburg

Algunas webs, que por entonces yo tildaba de anticientíficas, alertaban acerca de ciertas conspiraciones extrañas y de personajes que yo consideraba poco creíbles. Entre ellos estaba un tal Otto Warburg.

Otto Warburg había realizado sencillos experimentos con células sanas sometidas a una baja concentración de oxígeno (hipoxia).

Las células sanas obtenían la mayoría de su energía oxidando en las mitocondrias combustibles metabólicos como la glucosa.

Pero ante una escasez de oxígeno la célula tenía que depender fundamentalmente de la fermentación de la glucosa en el citosol, en vez de oxidarla en la mitocondria, como usualmente hacen las células normales.

Como la fermentación era un proceso muy ineficiente para obtener energía, la célula necesitaba consumir grandes cantidades de combustible, de glucosa, hasta 100 veces más que una célula normal.

Y ese metabolismo explicaba el comportamiento de las células tumorales.

Más evidencias que apoyaban la teoría metabólica

Seguí leyendo otros estudios más recientes y comprendí otras cosas.

A veces ese paso a la fermentación sucedía incluso en presencia de oxígeno, lo cual quería decir que la mitocondria estaba dañada o carecía de la cantidad mínima de ciertos cofactores necesarios para oxidar la glucosa y obtener energía.

La mitocondria controlaba también la apoptosis o suicidio celular. Si las mitocondrias se dañan significa que a la célula le será difícil o imposible suicidarse.

La ausencia de oxígeno provoca que aparezcan unas proteínas encargadas de comenzar una proliferación, un crecimiento debido a la hipoxia.

El escenario estaba listo: una célula inmortal creciendo exponencialmente.

Una vez iniciado, la abundancia de glucosa de las dietas occidentales era un combustible ideal para el tumor, y esa hiperglucemia solía coincidir con la sobreexpresión de factores inflamatorios, que beneficiaban la creación de nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis) para nutrir ese crecimiento.

Elegante y coherente explicación del cáncer, que se presentaba en todas las células tumorales.

El derrumbamiento de mis creencias

Mi primer pensamiento tras comprender eso fue: no puede ser.

De ser cierto, me dije, ésa sería una diana terapéutica extraordinaria, común a todos los cánceres y que los diferencia claramente de las células sanas.

No puede ser, me repetía, la ciencia y la medicina ya habrían aprovechado mucho tiempo atrás esa característica para actuar.

Un día le pregunté al que era por entonces nuestro oncólogo (licenciado en algunas prestigiosas universidades de EEUU) que qué opinaba acerca de eso que se decía de que la célula tumoral consumía un exceso de glucosa.

Recuerdo muy bien su respuesta: “esa teoría todavía se está probando en la actualidad”.

E inmediatamente después solicitó que a mi mujer le hicieran un PET.

Un PET, o Tecnología de Emisión de Positrones, es una prueba que permite delimitar con bastante precisión el tamaño y malignidad de cualquier tumor.

Consiste en inyectar al enfermo un análogo de la glucosa (2-desoxiglucosa, aunque también pueden usarse algunos análogos de aminoácidos) con un marcador radioactivo.

El tumor (cualquier tumor), absorberá preferentemente el compuesto, ‘creyendo’ que es glucosa, y el marcador radioactivo se reflejará en una pantalla.

A mayor intensidad de color, mayor captación y mayor malignidad. Hay una relación directa entre consumo de desoxiglucosa y agresividad del cáncer.

Los radiomarcadores, pensé también, parecían caballos de Troya que podrían acarrear otras sustancias para acceder al interior de la fortaleza del tumor y usarse como elementos terapéuticos… pero nada de eso se hacía.

Es decir, el médico había encargado una prueba oficial de diagnóstico que se basaba en el efecto Warburg, no en el paradigma genético.

Por lo tanto, al menos a la hora de diagnosticar, la medicina consideraba el cáncer como una alteración metabólica, del consumo de energía, y común en todos los cánceres. Un efecto del que, aparentemente, el oncólogo era ignorante

En cambio, el tratamiento se basaba en otro paradigma diferente, basado en mutaciones genéticas

¿Qué estaba ocurriendo aquí?

El triunfo de la razón

Aunque ya estaba convencido de que algo funcionaba muy mal en la medicina, todo se aceleró cuando leí el libro “Cancer as a metabolic disease”, de Thomas Seyfried.

Un tratado extenso, densísimo y apoyado por centenares de estudios, que desmontaba la teoría genética y demostraba que la causa metabólica era la más racional.

Yo había comenzado a acudir también a las fuentes, en vez de a los intermediarios: las bases de datos científicas.

Y con la teoría metabólica en mente descubrí otras dianas metabólicas que fueron apareciendo ante mis ojos una tras otra, específicas del cáncer y, por lo tanto, alcanzables terapéuticamente:

Glutaminólisis, consumo de acetato, fagocitosis aberrante, autofagia como forma de sobrevivir, dependencia de la metionina, gradiente de ph intra-extratumoral invertido, relación de la hipoxia con la angiogénesis, sobreproducción de enzimas fermentativas y de lactato, ATPasas disminuidas, exceso de anhidrasa carbónica, exceso de hialuronidasas, etc…

El metabolismo tumoral era algo más complejo que el simple uso aumentado de glucosa, pero seguía siendo infinitamente menos complicado y más general que atender a miles de supuestas mutaciones genéticas.

Terapéuticamente, el abordaje metabólico era mucho más racional y, sobre todo, implicaba acciones relativamente sencillas, que no dependían de costosos y tóxicos fármacos sintéticos. Que cualquier enfermo podía abordar usando sus propios medios, al menos en parte.

El descubrimiento de los dos mundos de la ciencia

Y entonces dos mundos científicos opuestos se aparecieron ante mí:

Un mundo número 1, conformado por la ciencia básica, en animales y en grupos reducidos de pacientes, con estudios y ensayos llevados a cabo por científicos, centros de investigación y organismos de todo el mundo, la mayor parte de ellos con fondos públicos o de pequeñas empresas privadas.

Este mundo estudiaba procesos biológicos básicos de la célula tumoral, y sometía a pruebas preliminares moléculas de todo tipo, naturales o sintéticas, que apuntaban con frecuencia al metabolismo de la célula cancerígena

Es decir, un objetivo que, de ser alcanzado, implicaría la curación, por abarcar un proceso determinante para la supervivencia tumoral.

Y luego estaba el mundo número 2, el de las pruebas clínicas extensas, caras y que reclutaban a cientos, miles de pacientes, llevadas a cabo exclusivamente por corporaciones farmacéuticas multinacionales.

Este mundo ponía a prueba, en exclusiva, fármacos sintéticos patentables que apuntaban a dianas específicas: generalmente proteínas o enzimas tumorales presentes en algunos cánceres, y nunca de forma homogénea. Siempre basándose en el paradigma del cáncer como enfermedad genética.

Y siempre buscando heterogeneidades y diferencias entre esas “200 enfermedades” que decían era el cáncer, en vez de buscar similitudes y homogeneidades.

Es decir, fármacos que, ya desde el momento de su diseño y síntesis, NO aspiraban a buscar dianas generales sino específicas de determinadas células en determinados tipos de tumor y, por lo tanto, que JAMÁS podrían resultar curativos.

Y comprendí que lo que un médico le receta a un enfermo debe pasar antes, obligatoriamente, por las pruebas clínicas del mundo número 2, bajo control exclusivo de la industria que, por lo tanto, impone el paradigma y las moléculas que le convienen.

El mundo número 1 quedaba así excluido, tachado de ‘alternativo’ y ‘no probado’, aun sabiendo como saben que sólo el mundo número 2 podría poner en marcha los ensayos decisivos.

La prueba definitiva

Pero la prueba definitiva provino de unos ensayos tan sencillos como efectivos, referenciados en este estudio de Thomas Seyfried.

Eligieron un grupo de células sanas y otro de células tumorales e intercambiaron los núcleos entre ellas: núcleos tumorales trasplantados a citoplasmas sanos y núcleos de células sanas trasplantados a citoplasmas tumorales, para ver cuáles seguían siendo sanas y cuáles tumorales.

El resultado:

  • Los núcleos tumorales trasplantados a citoplasmas sanos daban como resultado células sanas
  • Los núcleos sanos trasplantados a citoplasmas tumorales daban como resultado células tumorales

La siguiente imagen resume gráficamente el concepto:

nucelo-citoplasma

Por lo tanto, el problema no radicaba en el núcleo, sino en el citoplasma, lugar de residencia de las mitocondrias.

5 décadas de estupidez eliminadas por una prueba de gran sencillez.

5 décadas de beneficio económico exponencial y beneficio terapéutico casi nulo.

La enseñanza de las remisiones radicales

El estudio de las “remisiones espontáneas”, como la medicina designa a esos enfermos de cáncer en estadios avanzados e “incurables” de la enfermedad que, sin aparente explicación, remiten por completo, arrojaba más datos interesantes.

La mayoría habían emprendido acciones similares, que conformaban un patrón: cambios de dieta, adición de múltiples suplementos, ejercicio físico, control del estrés, cambios emocionales… acciones eminentemente metabólicas.

Pero la medicina no aprendía de ellos. Se limitaba a consignarlos como “casos anecdóticos”.

Algunos cientificistas extremos los denominaban, con un desprecio chocante para cualquier mente racional, “casos a mí me funciona”.

Yo, sin embargo, pensaba que estar vivo 20 años después de ser diagnosticado de un Glioblastoma Multiforme (denominado por los médicos ‘Terminator’ y con una esperanza de vida media de poco más de un año, incluso aplicando el tratamiento estándar) merecería al menos una reflexión posterior, porque la ciencia ha avanzado a lo largo de los años mediante la observación de fenómenos y el establecimiento de hipótesis plausibles a partir de ellos.

Pero actualmente todas las ideas que no hayan sido probadas por el mundo número 2 (propiedad de la industria) y, por tanto, diferentes de aquéllas en las que se basa el dogma, serán tachadas de heréticas y ridículas.

Me sonaba a esos casos del pasado donde las autoridades oficiales, pobladas por los más mediocres y carentes de imaginación, habían tratado de coartar a los heterodoxos brillantes que, décadas más tarde, demostrarían tener razón.

Causas comunes en todas las enfermedades crónicas

Más datos: todas las enfermedades crónicas designadas como incurables por la medicina registraban casos de curaciones que habían seguido acciones similares a las de los supervivientes de cáncer.

La mayoría de esos casos presentaban otras características comunes: se trataba de profesionales inteligentes y con sólida formación, muchas veces científica (ingenieros, químicos, matemáticos, psicólogos, arquitectos, geólogos, físicos, médicos), con mentes analíticas y acostumbrados a resolver problemas complejos.

No se trataba de pobres diablos “engañados por una pandilla de estafadores”.

Además, algunos estudios con un número limitado de pacientes, bajo la lupa de observadores científicos objetivos, demostraban que acciones de estilo de vida conseguían remitir o mejorar sensiblemente diversas dolencias supuestamente incurables:

Algunos estudios y casos de remisiones

Y hay abundantes reportes de remisiones o sensibles mejoras en enfermedad de Crohn, artritis reumatoide, desórdenes psiquiátricos, y un largo etcétera.

La necesidad de un enfoque integral del cuerpo humano. Las enseñanzas de la microbiota

El estudio del sistema inmune, la microbiota y las enfermedades infecciosas también aportaba nuevos datos:

  • A finales del siglo XIX (¡1890!), William Coley había conseguido remisiones de pacientes infectándolos con bacterias que provocaban fiebre y una respuesta inmune general. Su tratamiento, ya aprobado por la FDA para algunos cánceres, pero aún lejos de ser utilizado de forma habitual, es uno de los más exitosos de la historia
  • La relación entre la microbiota (microorganismos que residen en el interior de nuestro cuerpo) y las cepas microbianas que en él habitan y todo tipo de sucesos corporales se hace cada vez más evidente. Su mejora conduce, entre otras muchas cosas, a un ‘mejor’ sistema inmune, para combatir el cáncer.
  • TODO agente antivírico, antiparasitario, antifúngico o antibacteriano ha demostrado ser también, en mayor o menor medida, antitumoral. Esas moléculas van dirigidas al metabolismo de los microbios, que comparte características comunes con el metabolismo de los tumores.
  • Hay una interrelación directa entre el metabolismo y el sistema inmune

Es decir, aspectos aparentemente no relacionados y heterogéneos, que son ignorados por la mayoría de oncólogos.

El enfoque de la medicina se concentra en lo particular y en la atomización del cuerpo, dividiendo el conocimiento en zonas estanco como si no tuvieran nada que ver unas con otras.

Un oncólogo no se preocupará jamás, por ejemplo, del microbioma, si trata un tumor cerebral. De hecho no se preocupará de casi nada que no sea un ataque frontal contra el tumor, sin consideraciones por el cuerpo que lo rodea.

Su enfoque es reduccionista y mecanicista, pero sirve al propósito de multiplicar los objetivos para diversificar fármacos.

Los dos caminos de la medicina, basados en la economía. Todo es cuestión de objetivos

Para entender el porqué de esta situación hay que acudir a la economía.

El sistema se basa en una frase escrita por Hayek, uno de los más destacados economistas de la escuela de Viena: “Una empresa sólo debe preocuparse por maximizar sus beneficios económicos”

La teoría es que, a pesar de que los objetivos de las empresas sean egoístas, de la competencia entre ellas se obtendrían productos cada vez más adecuados para la sociedad.

Es decir, la guerra de egoísmos corporativos traería como resultado inevitable el progreso de la humanidad.

Analicemos con mayor profundidad las consecuencias que se derivan de esto.

Partamos de la base de que todas las empresas tienen como fin maximizar beneficios, y esa ley se hará más evidente cuanto mayor es el tamaño de la empresa.

Una pequeña empresa aún depende en cierta medida de las decisiones personales de sus socios, pero eso no sucede con una multinacional, despersonalizada en miles de accionistas, cuyo cometido se lleva a cabo automáticamente, con independencia de los individuos que la conforman.

Si preguntamos ¿A qué se dedican Coca-Cola, Bayer y el BBVA? Tal vez tengamos la tentación de responder: a la venta de bebidas refrescantes, a la venta de fármacos y al préstamo bancario, pero nos equivocaríamos.

El FIN de todas ellas es maximizar beneficios. Sólo cambian los medios que emplea cada una para obtener ese fin común.

Si nos enfocamos en las empresas farmacéuticas nos encontraremos con que hemos interpretado mal los objetivos que se le suponen.

Su objetivo no es curar, sino maximizar beneficios, usando como medio la venta de fármacos

Cuando asumimos ese cambio de objetivos, todo empieza a encajar. Recorramos los pasos lógicos de las consecuencias de este nuevo planteamiento.

  • Como empresa farmacéutica, mi objetivo es maximizar beneficios
  • El medio para maximizar beneficios será vender fármacos sintéticos patentables
  • Para vender la mayor cantidad de fármacos tendremos que diversificar el número de enfermedades y modificar los límites de qué se entiende por enfermedad
  • Específico del cáncer: para multiplicar fármacos nos interesa multiplicar causas y enfermedades y, por tanto, buscar diferencias en vez de similitudes
  • Los tumores tienen mutaciones genéticas, diversas y múltiples. Nos detenemos aquí: no me importa de dónde vienen ni si son la causa real, porque sirven adecuadamente a nuestro objetivo final
  • Fabrico fármacos que apunten a esas múltiples dianas, variables entre cada tumor y cada paciente. Tantos como pueda. Fomento la “medicina personalizada”, que es sinónimo de multifarmacológica
  • La competencia, la llamada medicina ‘alternativa’, propone medidas que podrían mermar mi cuota de mercado: deben ser sistemáticamente desprestigiadas.
  • Debemos influir en la medicina para que imponga unas medidas afines a nosotros.

    Nos infiltraremos en ámbitos académicos para imponer nuestra visión de las enfermedades, una que busca la desconexión, la heterogeneidad y la diversidad, y tratamientos basados exclusivamente en moléculas sintéticas patentables de las que obtener beneficios.

    La medicina nos dará la pátina de ‘ciencia’, venerabilidad y prestigio

  • Tomaremos el control de las pruebas clínicas extensas, que sólo nosotros tenemos la capacidad de pagar. Impediremos que se prueba nada que no permita maximizar beneficios.
  • Difundiremos la idea de que lo que no se usa por la medicina es porque se ha demostrado que no sirve y que es ‘anticientífico’.

    Pagaremos a bloggers y trolls para impedir las disensiones y calificar de ‘conspiranoia’ toda teoría que se acerque peligrosamente a la verdad.

  • Fundaremos oligopolios de multinacionales con objetivos comunes, de tanta fuerza que impongamos nuestra visión y levantemos barreras de entrada casi insalvables a quienes busquen cambiar el paradigma.
  • Ganaremos tanto dinero que sólo la venta de armas y de drogas nos superarán como modelo de negocio exitoso.
  • Morirán millones de personas debido a ello, puesto que NO curamos ni pretendemos hacerlo

Enfoquémonos ahora en los objetivos de pacientes y familiares: CURARSE. Y hagamos de nuevo el razonamiento lógico de las consecuencias de ese diferente objetivo

  • Mi objetivo es la curación
  • Debo conocer al enemigo y saber qué lo diferencia de las células sanas
  • A ser posible buscaré objetivos lo más genéricos posibles: las similitudes antes que las diferencias
  • Los cambios genéticos son posteriores a los cambios metabólicos y son múltiples, por lo tanto no son la causa y no me interesan para curar: el metabolismo común de todos los cánceres es una excelente diana
  • Como busco la calidad de vida del enfermo y no puedo acceder a fármacos, me enfocaré preferiblemente en acciones simples y moléculas naturales que han demostrado, a lo largo de los milenios, carecer de efectos secundarios
  • Usaré la ciencia del mundo número 1, porque es la única a la que puedo aferrarme.

    Me gustaría que hubiera pruebas del mundo número 2, pero la industria lo impide. Me llamarán ‘anticientífico’ y magufo por ello.

  • Gracias al uso de moléculas inocuas o dietas, puedo combinar muchas de ellas buscando la sinergia
  • Ninguna de esas acciones es patentable. No hay forma de maximizar beneficios si nos enfocamos en ellas, pero sí de curar

Es decir, y aunque parezca increíble: los objetivos de los pacientes y los de la medicina (guiada por la industria) son opuestos y hasta incompatibles

No se puede curar el cáncer ni ninguna enfermedad crónica si eres una empresa que persigue el beneficio máximo. Es imposible.

La búsqueda de beneficio no ha desembocado en una mejora para la humanidad, sino en algo muy similar a un genocidio.

No se necesita buscar conspiraciones para explicarlo: no es más que el resultado inevitable de la ley del mercado que nos rige.

Si sabemos hasta qué punto los bancos han corrompido la economía y provocado la crisis que padecemos, debemos entender cómo la industria farmacéutica ha corrompido la medicina y la ciencia.

Eficacia versus eficiencia

Eficacia es saber qué tareas hay que ejecutar para alcanzar nuestro objetivo. Se enfoca en el qué.

Eficiencia es alcanzar el objetivo ejecutando las tareas con la mayor economía de medios: tiempo y dinero. Se enfoca en el cómo.

Para ser eficiente antes debes ser eficaz. Hacer cada vez mejor una tarea que no nos conducirá a nuestros objetivos es una pérdida de tiempo.

Si el objetivo es curar, la industria farmacéutica es ineficaz, y se enfoca en una eficiencia que no conducirá a conseguir esos objetivos.

Y eso sucede porque la curación no es su objetivo: su objetivo es maximizar beneficios, y en eso sí son tremendamente eficaces

Los casos particulares de pacientes que, todos los días, remiten su enfermedad aplicando medidas metabólicas, son eficaces (para curar), aunque ineficientes al no tener los medios para mejorar y sistematizar las medidas que han aplicado.

Las conclusiones que extraemos de este sistema

Se pueden desprender varias conclusiones de todo esto:

  • YA existen las medidas terapéuticas que pueden controlar el cáncer. El problema no es “investigar para descubrir”, sino para encontrar la mejor combinación de terapias
  • Si el objetivo de la industria hubiera sido la curación y hubiera puesto a disposición de ese fin todos sus recursos, el cáncer sería una enfermedad curable desde hace décadas.
  • La industria JAMÁS será eficaz para curar, porque ése no es su objetivo, sino maximizar beneficios y ese objetivo requiere medidas opuestas y totalmente incompatibles con las de la curación
  • Hay un conjunto enorme de estudios científicos del mundo número 1 que ruegan que se pongan a prueba medidas de gran eficacia potencial, pero, como sabemos, eso no pasará jamás.
  • La ciencia y la medicina están secuestradas por la industria farmacéutica.

    Una parte considerable de la medicina, sobre todo de base farmacológica, es pura pseudociencia.

    Por supuesto, no descarto toda la medicina, ni todos los fármacos, porque han salvado vidas, y la mayoría de médicos sólo son honestos profesionales que intentan cabalmente ayudar a sus pacientes, pero el ratio coste/beneficio de gran parte de los fármacos y terapias es enorme y su peso recae enteramente en los hombros de los enfermos y sus familiares.

  • La mayor parte del conocimiento de los oncólogos es como una cáscara vacía, porque se basa en un paradigma ineficaz para curar.

    Un ciudadano que acceda y comprenda los estudios del mundo número 1 estará tan o más capacitado que ellos para hacerlo.

    Einstein dijo: “Todos somos muy ignorantes, lo que pasa es que no todos ignoramos las mismas cosas”.

    Lo que importa es que el conocimiento esté enfocado a la curación, pero gran parte del conocimiento oncológico actual no lo está

La conclusión principal

El corolario principal que se desprende de esto es: los enfermos y sus familiares estamos solos. La oncología oficial sólo ofrecerá en la mayoría de los casos terapias que no buscan curar sino alargar la vida.

Es decir: debemos ser nosotros quienes autoexperimentemos esas recomendaciones de los estudios del mundo número 1. Como usaremos terapias inocuas, el riesgo será mínimo.

Para ello deben pasar dos cosas:

  1. Para ser eficaces debemos estar informados de forma precisa y exhaustiva, con información científica del mundo número 1:

    Miles de estudios aparentemente inconexos, pero íntimamente relacionados si se usan bien, que apuntan a moléculas y terapias de extraordinario potencial que el mundo número 2 no desea someter a prueba porque va en contra de sus intereses.

  2. Para ser eficientes, los enfermos y familiares debemos estar unidos y en contacto, compartiendo los resultados de nuestras autoexperimentaciones

La inteligencia colectiva es la que nos conducirá a la solución, sin esperar por la ‘ciencia’ del mundo número 2 ni por la oncología oficial.

  • Paso uno: Inteligencia eficaz para leer cientos de estudios, conectar y sintetizar la información y proponer terapias basadas en ellos de forma integrada, en un libro.
  • Paso dos: Inteligencia eficiente para compartir lo que sucede cuando aplicamos esas terapias y proponer mejoras o variaciones mediante foros y grupos privados.
  • La idea es definir gracias al libro una estrategia inicial de terapias eficaces, y poner después en marcha, con el libro como base y gracias a la participación de muchos usuarios, una suerte de “prueba clínica virtual” que, de forma iterativa y con el tiempo, determine cómo mejorar la eficiencia de dichas terapias.

    Es un objetivo ambicioso y lleno de dificultades, pero factible.

La necesidad de no ser un experto y porqué nadie escribe un libro como éste

La inteligencia que se debe desplegar para completar el paso uno anterior requiere ser experto en no ser experto. Me explico:

La ciencia se compone de avances realizados por hiperespecialistas, enfocados en la profundidad antes que en la amplitud.

Científicos que se pasan toda su carrera investigando, por ejemplo, un único grupo de moléculas, y que adquieren una notable visión túnel y a veces no comprenden el alcance global de lo que investigan.

Es como el cuento de los sabios ciegos y el elefante: para saber qué era un elefante, todos tuvieron que acercarse a él y tocarlo. Uno se acercó a la cola y dijo que un elefante era como una soga. Otro tocó un colmillo y dijo que era como un sable. Otro tocó una pata y dijo que era como una columna.

Para ver el elefante en su conjunto hay que alejarse un poco. Para ver el bosque hay que sobrevolarlo, o los árboles nos lo impedirán.

Como en tantos problemas de la vida, abordar el cáncer requiere estrategia, y la estrategia requiere coordinación de partes heterogéneas. No es necesario (ni a veces posible) ser experto en todo lo que se necesita para abordar una estrategia.

La tarea debe ser como pintar un cuadro de grandes dimensiones: te acercas, pintas un poco y luego te alejas para ver cómo han quedado esas pinceladas en la imagen global del cuadro.

El cáncer es igual: comprendes el alcance del problema, investigas con la suficiente profundidad una parte, te alejas para inscribirla en el conjunto y relacionarla con el resto de las partes.

Vuelves a acercarte para investigar otra parte, lo suficiente para ser eficaz en relación a tus objetivos, te vuelves a alejar…

Es decir, no necesito saberlo todo de bioquímica, nutrición, biología, fisiología, anatomía o farmacodinámica, pero sí conocer de estas disciplinas lo suficiente para relacionarlas en una estrategia global.

Y me subiré a hombros de infinidad de expertos que comparten su conocimiento en miles de estudios que profundizan una parte específica, pero no relacionan con el resto de las partes.

Mi labor es hacer esa integración entre elementos diversos y “unir los puntos” entre ellos para, al alejarnos, percibir una imagen que adquiera coherencia y sentido: la estrategia eficaz de tratamiento.

Los nutricionistas no suelen saber qué caracteriza a un cáncer. Un investigador de cannabinoides puede perderse con aspectos de nutrición. Un médico puede no saber nada de microbioma.

Sólo se necesita determinación y una visión multidisciplinar de las bases de datos científicas (sobre todo las que atañen al mundo número 1), para alcanzar la visión necesaria, sin necesidad de ser médico, biólogo o bioquímico.

Y ésa es la tarea que maximizará la eficacia a la hora de alcanzar nuestro objetivo, que es la curación

La necesidad del blog, el foro y el libro

Ahí es donde entra en juego este blog, el foro y el libro que voy a escribir.

Un blog es un excelente escaparate y permite atraer a usuarios que realmente pueden beneficiarse, pero ofrece información deslavazada.

Un enfermo necesita cambiar su vida de arriba abajo con múltiples acciones sinérgicas. Necesita estructura y estrategia, no píldoras ni acciones sueltas, por muy trabajados que estén los artículos del blog.

Necesita saber qué conjunto de acciones puede aplicar y porqué.

Necesita maximizar su eficacia al acceder a la mejor información reunida, relacionada y fácilmente disponible.

Y esa agrupación, síntesis y estructura se consigue mucho mejor con un libro. Por eso debe escribirse.

El libro será el trampolín para proponer una estrategia sinérgica de terapias inocuas basadas en la ciencia que de verdad tiene como objetivo la curación.

Y, a partir de él, construir una comunidad que, con sus aportaciones adicionales y su autoexperimentación, nos permita deducir las estrategias más eficaces y también más eficientes para controlar cualquier cáncer.

Es decir, un libro eficaz que sirva de base a una comunidad eficiente.

Idea del crowdfunding

La idea del crowdfunding parte de dos hechos:

  • No soy rico y no puedo permitirme estar varios meses sin hacer nada más que dedicarme a la escritura del libro
  • Un tema tan complejo y delicado no puede ser abordado dedicándole un par de horas al día, sino que necesita dedicación exclusiva

La única solución a la necesidad de escribir el libro y a mi imposibilidad de dedicarme exclusivamente a ello es, por lo tanto, un crowdfunding que me asegure un sueldo mínimo para vivir con lo justo durante la escritura.

Sistema de recompensas

El precio de la precompra será un 50% del precio final del libro, y los precompradores tendrán acceso a un grupo privado de Facebook basado en él.

Recibirán periódicamente actualizaciones del contenido conforme lo escriba (no tendrán que esperar a que el libro esté finalizado para ir leyendo) y podrán aportar sugerencias al contenido, hacer preguntas o colaborar entre todos gracias al grupo.

La campaña contará con otras recompensas, que estoy considerando. Algunas posibilidades son:

  • Dieta cetogénica personalizada
  • Contacto por email
  • Contacto por Skype
  • Libro en papel.
  • ¿…?

Tu valiosa opinión

El libro será el disparador de un proceso que espero me ayudes a poner en marcha.

Que te ayudará YA a ti, pero también a otros muchos que padecen o padecerán la enfermedad, gracias a la inteligencia colectiva.

Me ayudaría mucho que comentaras en este artículo tus dudas, preguntas o sugerencias, así como las recompensas propuestas que te gustaría conseguir o que me propongas otras que te gustaría que ofreciera.

Gracias

Investigar, escribir y mantener este blog lleva mucho tiempo y algo de dinero. Si crees que te he ayudado con este artículo, puedes donar la cantidad que quieras (el karma te lo agradecerá ;))




Controlar el cáncer es posible. Suscríbete y obtén Gratis la Guía de la Dieta Cetogénica contra el cáncer


102 Comentarios

  1. Excelente información, la considero de gran utilidad, soy nutriólogo y neurópata, estoy de acuerdo con todos tus comentarios, sigue adelante con tu proyecto que será de gran beneficio para toda la comunidad, te felicito.

    • Gracias, Jose

  2. cuenta conmigo!!!!
    yo soy “superviviente” pero nunca se sabe….. y a todo el que me pregunta le hablo de tí, pero es difícil “esforzarse” en situación de enfermedad, con la quimio quitándote la energía y todo el mundo opinando.
    Pero, como bien dices, “combinando” ambos mundos, el 1 y el 2, dosificados, no se pierde nada pero sí se gana mucho: la vida

    Yo participaré en tu proyecto, no se en que medida, pero cuenta con mi granito de arena

    • Gracias, Mat

  3. Hola Alfonso

    Puedes contar conmigo en el tema del libro. Ya nos contaras. Sobre el articulo como siempre me parace muy acertado, solo hay una cosa que discrepo. En el tema de los objetivos dices “Debo conocer al enemigo y saber que lo diferencia de las células sanas” Mi impresión es que no existe tal enemigo ni diferencias ya que es un proceso que el organismo toma por necesidad y lo ideal seria llegar a la génesis del problema que seguramente como tu opinas sea un tema metabolico. Resuelto esté el cáncer desaparecería. A veces las decisiones sencillas son las mas difíciles de ejecutar.Poniendo un ejemplo:

    “En un rio empiezan a aparecer múltiples cuerpos medio ahogados y las autoridades montan un puerto en la orilla con múltiples lanchas rápidas, con equipos de emergencias con un hospital de campaña en la orilla, etc etc. Pero a nadie se le ocurre comprobar que un puente rio arriba se quebró y caen los coches. Pero claro rio abajo se monto todo un conglomerado del que vive mucha gente, y por interés se negara que pase nada rio arriba. Podemos utilizar lanchas de gasóleo o mas ecológicas con placas fotovoltaicas, pero todo seguirá igual¨

    Creo que tus investigaciones son un paso intermedio mucho mas acertado para llegar al origen del problema, por eso te animo para que sigas en la misma línea.

    Un abrazo para tu familia y para ti

    José Luis

    • Hola, José Luis,

      En realidad no discrepas: sé que el cáncer usa procesos bioquímicos normales para prosperar en unas condiciones en las que no tiene más remedio que ‘ser’ cancerígena. Sí existen las diferencias en cuanto a manera de afrontar una situación metabólica extraña, aunque los medios sean completamente usuales que el organismo emplea en otras circunstancias. Esa es la diferencia a la que me refiero y que hay que explotar.

      Llamémoslo como lo llamemos, las medidas que debemos emprender a corto plazo son las mismas.

      Muchas gracias por tu comentario y tu apoyo. Un abrazo también para ti

      Alfonso

  4. ¡Espero tu libro con impaciencia, Alfonso! Creo que con toda la información, y las pruebas que tienes, será un texto excelente. Tu camino justo a tu esposa es esperanzador, y lo que has logrado deducir es una mezcla de lógica de ingeniero con corazón de verdadero buscador de la verdad con una misión humanitaria. ¡Excelente! Así debería ser la verdadera ciencia.

    • Te agradezco tus palabras, Juliana. ¡Ojalá pueda escribirlo!

      Un abrazo

  5. Querido amigo alfonso
    Pese a no haberme comunicado contigo anteriormente, estoy muy motivado desde hace 28 años realizando medicina regenerativa soy medico y te puedo decir que has colaborado favorablemente para fomentar esta gran gama de orientacion y aplicacion de este gran arsenal con el que contamos para ayudar a nuestros enfermos.
    admiro tu dedicacion y esfuerzo que has hecho para difundir esta gran informacion para tanta gente.
    Ten la seguridad de que tendras una recompensa que ni tu la intuyes por el simple hecho de ayudar.
    Recibe mi admiracion y respeto desde mexico
    Puedes contar conmigo en lo que necesites en relacion a investigacion y union de fuerzas para ayudar a desterrar cancer,diabetes y cardiopatias (que es en lo que yo me manejo)
    Un abrazo hermano, dios esta con nosotros

    • Muchas gracias por tus palabras, Víctor,

      Un abrazo

  6. debes escribir el libro

    • Gracias, Jose, espero tener los apoyos que necesito 😉

  7. ¡Ojala puedas escribirlo y ojalá llegue a mucha gente!
    Cuenta conmigo para la preventa.

    • Gracias, Ainhoa!

  8. Hola Alfonso.

    Puedes contar conmigo. Espero que lo consigas!!

    Un abrazo.

    • Gracias, Joan!

  9. Hola Alfonso,
    Soy nueva en el foro y en la web, puedes contar conmigo para la preventa del libro e incluso para cualquier otra ayuda. Me parece que estás haciendo una labor inestimable y de gran ayuda para todos los enfermos y familiares. Muchas gracias!

    • Muchas gracias, Lucía!

  10. Hola Alfonso, también puedes contar conmigo. Me parece que estás haciendo una de las labores más trascendentes que me pueda imaginar.

    Tengo varios casos muy cercanos, uno de ellos especialmente cruel y estoy completamente de acuerdo contigo en que los pacientes y familiares estamos solos en esta batalla.

    Yo también empecé a estudiar por mi cuenta, aunque no de forma tan exhaustiva como tú, y llegué a muchas conclusiones parecidas a las tuyas en lo que respecta a los cambios en los hábitos de vida.

    En la actualidad, el único al que doy “consejos” es a mi padre, que padeció un cáncer de colon. El mayor handicap con el que me estoy encontrando es que, puesto que no soy médico, no me termina de creer o piensa que las cosas que le cuento no son tan importantes. Algún consejo sobre cómo tratar a las personas mayores para que nos escuchen?

    Muchas gracias de nuevo por todo tu trabajo!

    • Hola, Sara,

      Lo que me comentas es uno de los problemas adicionales: no sólo debemos pelear contra la enfermedad y contra el escepticismo o estupidez de los médicos sino contra los propios pacientes. Incluso yo he tenido que pelear con mi mujer, que es joven, pero el caso de los mayores es aún peor, porque han sido educados en la sumisión a la autoridad y más si se trata de los dioses médicos.

      Sólo se me ocurre que puedan leer acerca de casos semejantes o, mejor aún, que puedan verlos y escucharlos. Por eso estoy pensando abrir un canal de youtube con entrevistas a médicos integrativos y a enfermos que superaron la enfermedad. Lo único que a mí me funcionó fueron la insistencia, decirle a las claras que o hacía lo que le decía o no habría nada que hacer y el tiempo, que le demostró que lo que hacía funcionaba

      Muchas gracias por el apoyo y por tus palabras

      • Si por favor, abre ese canal

  11. Alfonso!! Que buena noticia para todos lo del libro, cuenta con nuestro apoyo para lo que necesites y para la preventa obviamente!
    Es tan poco lo que te podemos ayudar en relación a lo que tu nos estas ayudando..un abrazo desde Chile!!!

    • Muchas gracias, Cristina!

  12. Puede contar con mi aporia ion.Aunque mi marido Mario en Febrero despues de una larga enfermedad de cancer de colon con varias metastasis .Reconozco y admiro su trabajo,que puede ser muy valioso para cualquiera que pueda sufrir esta dura enfermedad.

    • Gracias, Victoria, y lamento la muerte de su marido.

      Un abrazo

  13. Me he leído casi todo lo que se ha publicado estos últimos años sobre la enfermedad, pero te aseguro que el tuyo será uno de los más ilusión que haga leer. Ànims i endavant!

    • Muchas gracias, Josep! Espero que pueda serte de alguna pequeña ayuda en tu práctica clínica!

  14. Hola. Me parece una gran idea recopilar toda la información en un libro. Yo también te animo a escribirlo y lo compraría claro. Muchos ánimos y sigue informándonos, se agradece algo de luz en un tema tan importante

    • Gracias, Alejandra, pero creo que tú ya has ‘pagado’ por el libro! 😉

  15. Pensaba que ya estaba retrasada la salida de tu libro, pero en hora buena, claro que lo comprare y hare todo lo posible para promoverlo, pues para mi esta información es muy útil no solamente para quién lamentablemente ha sufrido este padecimiento.

    Un abrazo desde México

    • Muchas gracias, Ángel!

  16. Tu trabajo es admirable.Cuenta conmigo.Ánimo.

    • Gracias, Manuel!

  17. super buena inforamcion y enfoque de esta entrevista Alfonso, padecí cancer de mama hace siete años y desde entonces me mantengo sana, quisiera porder acceder al blog pero no se como, por favor diganme como, gracias, unabrazo

    • Gracias, Marilu. No sé si te refieres al foro, porque al blog acabas de acceder con tu comentario…

      Si es al foro, Entra aquí: http://foro.cancerintegral.com/, date de alta y yo debo previamente aprobar tu solicitud manualmente para evitar el spam que inevitablemente meterían los trolls

      Un saludo

  18. Sigo con mucho interés tu trabajo y agradezco el esfuerzo que estás realizando. Enhorabuena por el resultado en el tratamiento de tu esposa. Participaré gustosamente en la campaña de crowdfunding y espero con impaciencia tu libro.

    • Muchas gracias, Luciano!

  19. Hola Alfonso
    estaré encantada de poder aportar mi granito de arena,cuenta conmigo para la preventa.
    Un abrazo.

    • Gracias, Paz!

  20. Buenas Alfonso,
    En primer lugar felicitarte por la labor de divulgación de toda esta valiosa información que tienes en yu poder y “abrirnos” los ojos ante esta temible enfermedad.
    Segundo, desearte lo mejor a ti y a tu mujer y por último, apoyarte en esta importante decisión que has tomado a la hora de decidir escribir este libro.
    Yo me sumo a la compra del mismo! Y a seguir informando a nuestros pacientes del verdadero funcionamiento de su fisiología y su metabolismo!
    Mucho ánimo, un abrazo.
    Gotzon

    • Gracias, Gotzon!

  21. hola Alfonso, te estoy muy agradecida por todo tu trabajo y esfuerzo. mi intención es poder colaborar todos los meses con una pequeña aportación.me gustaría que ese libro pudiera ver la luz y que llegara a cuantas más personas mejor. es un gran consuelo para muchas. mi aportación sólo es un pequeño granito de arena. será un placer poder colaborar con los resultados de los tratamientos. e enviado la dirección del blog a todos mis contactos.

    • Hola, te agradezco mucho tus palabras, pero eso no será necesario: si quieres colaborar y hacer la precompra del libro te lo agradeceré, pero no será necesario más.

      Muchas gracias

  22. sí quierola hacer l a precompra del libro que tengo que
    acer

    • Aún no he lanzado la campaña. Enviaré un email cuando lo haga a los suscriptores y podrás acceder a la plataforma para hacer la precompra

      Gracias

  23. Ante todo, gracias por decidir dar el paso de intentar hacer realidad un libro que seguro será de gran ayuda y dará esperanza a muchísimas personas, tanto a enfermos como a familiares. Cuenta con mi apoyo y ayuda en cuanto lances la campaña y ojalá llegue a tanta gente que el problema económico no sea tal.
    Descubrí tu blog a raíz de buscar información sobre el cáncer que padecía mi tío, desgraciadamente fue tarde para él y pude vivir en primera persona y al pie de la letra lo que tan bien expones sobre la oncología actual, sus protocolos globales, la manera de combatir la enfermedad, la desidia en investigar alternativas que complementen los procedimientos que siguen como si fueran una biblia incontestable y el hermetismo cuando pides consejo sobre tratamientos que han demostrado potenciar la eficacia de la quimio, eso sí, la comprensión la tienes pero te quedas sólo con eso.
    La impotencia que sufres a medida que lo vas viviendo día a día como si leyeras un guión de una obra teatral con un final que ya conoces hace que crezca en ti un sentimiento de rabia y asco ante lo que se ha convertido la lucha contra el cáncer por parte del “establishment”
    El libro es imprescindible, porque como me pasó a mi, mucha gente que quiere ayudar a algún familiar o amigo se ve desbordada por la cantidad de información del blog y es difícil discernir que pautas y tratamientos seguir al no tener los conocimientos necesarios y temer equivocarte. No existe ni pretendo encontrar en el libro la panacea contra el cáncer, ya que esta labor crecerá a medida que muchos pacientes vayan probando medicamentos, suplementos y terapias para comprobar a quienes beneficia y a quienes no y el posible motivo pero seguro que asienta unas bases sólidas y necesarias.
    Te deseo toda la suerte del mundo si este titánico proyecto sigue adelante porque seguro marcará un antes y un después en la lucha de esta enfermedad que tanto dolor está causando con el beneplácito de la oncología tradicional.
    Muchas gracias de nuevo.

    • Hola, Alejandro,

      Te agradezco mucho tu comentario porque has descrito a la perfección el recorrido que me ha llevado a pensar que debo escribirlo, y también que por supuesto no será una panacea pero sí un punto de partida que podría marcar un antes y un después.

      Lamento la muerte de tu tío y te mando un abrazo

      Gracias

  24. Hola Alfonso, la publicación de un libro como el tuyo me parece una idea excelente. Es necesario que toda la información que se va obteniendo esté recopilada en un sólo manual para que ni los pacientes ni los familiares a cargo de los enfermos se vean perdidos en un mar de posibilidades que nadie les ayuda a aplicar. Es admirable el trabajo de investigación que estás llevando a cabo, tu espíritu de lucha y tu entrega a un ser querido. Gracias por compartir todo esto con nosotros. Por supuesto, cuenta con mi apoyo.

    • Muchas gracias por tus palabras, Isabel

  25. Querido Alfonso,

    Cuenta conmigo en esta aventura. Es de agradecer que quieras compartir con todos el conocimiento y sabiduría que has ido adquiriendo estos años. Los consejos, directrices y sabiduría que aquí compartes son enormemente útiles y valiosos.

    Un saludo, suerte y muchas gracias.

    • Muchas gracias, Mario

  26. Buenas Alfonso,

    Cuenta conmigo para la pre-compra del libro. Espero que todo te salga bien y por supuesto, que tu mujer vaya a mejor. Un saludo.

    • Gracias, Fran!

  27. Hola Alfonso, me he leido prácticamente todos tus posts, es impresionante como has desmigado, recompuesto y escrito de forma entendible para la mayoria cientos de artículos que, de otra forma, no hubiéramos conocido jamás, pudiendo empezar a aplicar casi desde el minuto 1 los conceptos del blog. Mi madre lleva casi 5 meses aplicándolos y de momento le va muy bien, creo firmemente que deberías escribir el libro, cuenta con nosotros, muchísimas gracias

    • Hola, Ademir,

      Esa es la idea. Me emociona cuando algún lector me dice lo que tú acabas de escribirme. Espero que tu madre vaya cada vez mejor

      Gracias por tus palabras y un abrazo

  28. Buenas tardes Alfonso.

    Ya me conoces mi nombre es Vicent Chulià

    Puedes contar con mi apoyo y mi pobre experiencia y con la ayuda económica que pueda aportar y por supuesto con la pre-compra, solo necesito saber desde cuando tenemos que empezar a hacer aportación.

    No necesito extenderme ya sabes que comparto contigo los mismos criterios por mi formación académica.

    • Hola, Vicent,

      Muchas gracias por tu apoyo. Espero poder lanzar la campaña esta semana. Me han rechazado de una plataforma de crowdfunding porque no querían verse mezclados con un tipo como yo, que se atreve a hablar de cáncer y dietas, así que he tenido que hacerlo todo de nuevo yo mismo, y por eso voy retrasado

      Un abrazo

  29. Gracias por mantener una lucha de la que algún día nos podemos beneficiar los demás, por supuesto cuenta conmigo para el libro.

    • Gracias, José Antonio!

  30. Ánimo Alfonso! Una puerta se cierra y se abren miles más. Ese libro tiene que salir. Cuenta conmigo

    • Gracias, Superkali!

  31. Hola Alfonsoooo, perdon por la demora en sumarme, se me quedo el email entre otros.. Por supuesto que cuentas conmigo para lo que sea y tambien para la preventa del libro o de mas de uno! Lo que pueda serte util desde Argentina no tienes mas que hacermelo saber. Espero que se recupere PayPal para hacer la contribucion.
    un abrazo enorme.!
    Mariano

    • Muchas gracias por tus palabras y por tu generosa aportación, Mariano!

      Otro abrazo para ti

  32. Alfonso, cuentas conmigo para lo que sea!!
    abrazo enorme!

  33. Hola Alfonso, creo que debo contar mi experiencia en otro ámbito de la medicina, ya que he llegado a las mismas conclusiones que las que expones en tu blog. Llevo dos años sufriendo una grave enfermedad mental, producida por un trastorno de ansiedad que me ha provocado niveles bajísimos de serotonina. Pues bien, al principio me puse en manos de los médicos, cómo no ¿verdad? y me recetaron benzodiacepinas para dormir (me era imposible seguir más alla de 15 días por los terribles efectos secundarios) y antidepresivos (más llevaderos pero igualmente con efectos secundarios muy molestos a partir de los 2 meses, cuando se supone que debería estar tomándolos durante años ya que no curan la enfermedad como pude comprobar). Tuve que buscar otros métodos más eficaces dentro de tu mundo científico nº1 y tras leer mucha información me
    hice con una colección de suplementos y complementos de sustancias naturales sin efectos secundarios que me han funcionado muy bien y realmente casi me han curado ya, tuve que experimentar conmigo mismo para dar con las dosis más acertadas y conseguir así la eficiencia. Realmente te sientes muy solo ya que la ciencia médica no me ayudo en nada, menos mal que mi curiosidad y sentido crítico (también soy ingeniero como tu) me llevó a encontrar información muy útil. También ha sido imprescindible para mí la práctica del yoga y de la meditación, te las aconsejo para que las tengas muy en cuenta en la lucha contra el cáncer, son técnicas que tienen unas capacidades increibles en cuanto a la detoxificación y oxigenación del cuerpo así como para la potenciación del sistema inmune. Cuenta con mi aportación para tu libro, eres muy grande. Muchas gracias por todo.

    • Hola, Armando,

      Gracias por compartir tu historia, con las que tanto nos sentimos identificados quienes hemos tenido que hacer cosas similares (la proporción de ingenieros entre ellos es muy alta 😉 )

      Tengo en cuenta el tema del yoga y la meditación, por supuesto, y formará parte del libro junto con otras técnicas que abordan la relación metne-cuerpo

      Gracias por tu aportación y espero que todo te vaya cada vez mejor

      un abrazo

  34. Buenas Alfonso, que bien que leíste el libro “cancer as a metabolic disease” de Thomas Seyfried, tengo entendido que hay otro libro muy revelador en la misma linea que no se si has leído “Tripping Over the Truth: The Return of the Metabolic Theory of Cancer Illuminates a New and Hopeful Path to a Cure” de Travis Christofferson
    y los trabajos de las Dras Young Ko Mina Bissell y del Dr Evangelos Michelakis
    Saludos

    • Hola, Nico,

      Sí, lo he leído. No es muy práctico porque se enfoca casi exclusivamente en el 3-brompiruvato, pero aporta datos muy sólidos de que el cáncer es una enfermedad metabólica. El resto 3 investigadores no hacen más que constatar que durante 50 años la ciencia ha estado dirigida por intereses corporativos en vez de por datos objetivos

      Un saludo

  35. Hola Alfonso, yo también soy partidaria de usar los tratamientos convencionales de un modo inteligente, anteriormente has escrito sobre la quimio metronomica a dosis bajas. que opinas de la quimio potenciada con insulina? y de la quimio administrada respetando los ritmos circadianos (cronoterapia)?
    Te deseo suerte con tu proyecto!!!

    • Hola, Elena,

      En el artículo que dedico a la quimio a dosis bajas hablo también de la quimio potenciada con insulina. Se usa bastante en centros de oncología integrativa, pero deben saber usarla bien para evitar las hipoglucemias y efectos desagradables. Parece una opción inteligente si además de aplicarla sólo profesionales expertos se combina con otras muchas terapias

      No tengo tanta info sobre la cronoterapia pero sí alguna referencia de que puede disminuir los efectos secundarios de la quimio. El tema de los ritmos circadianos es de enorme importancia, y mi idea es estudiarlo en mayor profundidad aplicado también a los suplementos

      Muchas gracias y un saludo

  36. Buenas tardes,

    Hace unos minutos que acabo de realizar mi pequeña aportación para que la publicación del libro se pueda hacer realidad. No veas la satisfacción que he sentido al poder formar parte (una pequeñita parte) del mejor proyecto que me he encontrado en la vida.

    Muchas gracias Alfonso por todo tu tiempo, trabajo, entrega y empatía.

    • Uf, muchas gracias por esas palabras tan amables, Javier, ¡Y gracias por la aportación!

      Un abrazo

  37. Buenas Alfonso, ya viste estos estudios con grupo de control que cuestionan la eficacia de los tratamientos convencionales en cancer de mama y prostata en fases precoces(donde se supone que mejores resultados dan)
    http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1602253
    http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1606220?query=featured_home&
    Que hacen a uno pensar que muchos pacientes sobreviven “a pesar de” y no “gracias a” los tratamientos, ni hablar de los estudios que cuestionan su uso en casos avanzados
    http://jamanetwork.com/journals/jamaoncology/fullarticle/2398177
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24594868
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22802313
    Mas teniendo en cuenta que también se empezó a cuestionar los cribados teniendo en cuenta los “sobrediagnosticos”
    http://naukas.com/2015/11/19/problema-diagnostico-precoz/
    http://www.elespanol.com/ciencia/salud/20160819/148985702_0.html
    Por ultimo una reciente investigación demostró que La misma quimioterapia que es capaz de eliminar las células tumorales puede por presión selectiva que impone a éstas células también contribuir a generar resistencia al tratamiento en aquellas que sobreviven
    http://revistageneticamedica.com/2016/11/09/quimioterapia-y-cancer-urotelial-avanzado/
    Algo de lo que ya habia hablado años atrás el Dr Peter Nelson
    http://luisperulorber.blogspot.com.ar/2013/04/la-quimioterapia-hace-crecer-tumores-de.html
    En fin muchas evidencias para que los CientiFascistas dejen de hacer vista gorda

    • Hola, Carlos,

      Muchas gracias por los abundantes enlaces pero, como ya supones, no harán que varíe un ápice la opinión de la mayoría de estos ‘escépticos’ cerriles. Y eso es porque el objetivo de muchos de ellos no es hallar la verdad sino entorpecerla. Es la conclusión a la que he llegado porque los datos son demasiado abrumadores como para que no estén a la vista de todos. No puede ser que sean tan estúpidos, que su disonancia cognitiva sea tan brutal.

      Un saludo

    • Hola, Alan,

      Bueno, eso es un caso particular que espero sea poco representativo, pero es cierto que si hubiera sido del otro bando, les hubiera faltado tiempo para ‘denunciarlo’

      Gracias y un saludo

    • Hola, Julia,

      Lo conozco desde hace tiempo, sí.

      1. EL dr kelley no desmanteló nada. Sólo habló de lo que le contaba el dr Atkins, pero una dieta cetogénica bien pensada no es como la Atkins, debe incluir más organos y más fibra
      2. La evidencia del beneficio de las dietas cetogénicas se acumula. La evidencia del sistema del dr González yo no lo conozco. No digo que no sirva, pero debería apoyarse en mejores argumentos
      3. No sé porqué ese chico, Chris Wark, pierde el tiempo en desacreditar otras formas de pensar distintas a la suya, que además están basadas en datos. No es cierto que no haya supervivientes de larga duración en dietas cetogénicas, como él dice. Creo que debería meterse con la quimio y no perder el tiempo queriendo que sepamos que su forma de pensar es la única correcta. Además, hace afirmaciones acerca de su estado de salud en base a análisis que podrían ser fácilmente refutados. No es que no esté sano, pero afirma cosas que no son ciertas.

      En definitiva: Chris ayuda, pero mejor debería buscar los puntos en común con otras dietas en vez de enfocarse en las diferencias. Escribiré acerca de eso en el libro

      Gracias

  38. Hola Alfonso,

    que opinas sobre los estudios publicados acerca de lo “efecto Warburg inverso” (Reverse Warburg Effect)?

    https://en.wikipedia.org/wiki/Reverse_Warburg_effect
    (algunos estudios se encuentran en el pie de página)

    Crees que puede haber sentido para algunos tipos de cáncer?
    En especial algunos cánceres de mama (que es la enfermedad de mi mujer)?

    Abrazos,

    Ramon

    • Hola, Ramón,

      lo conozco desde hace tiempo. Hablé ya de ello hace años en un artículo. En esto no tengo certezas, ni yo ni nadie, pero no he encontrado ni una sola prueba consistente que apoye esa hipótesis. Es enrevesada y supone una especie de esclavitud de los fibloblastos que sí presentan el efecto warburg y son ‘pastoreados’ por las células tumorales. Pero en cuanto se rpesenta el efecto warburg esa célula ya es tumoral, y eso se ha probado infinidad de veces en multitud de estudios.

      No me concentro en lo que no puedo controlar, este tipo de estudios tienen el desagradable efecto secundario de hacer que dudemos en lo que hace mucho que parece está demostrado. A lo mejor resulta que es cierto, pero para demostrarlo tendrán que aportar pruebas más sólidas que contradigan las actuales.

      Gracias y un saludo

  39. Buenas Alfonso viste estos artículos:
    El primero me da a entender que la oncología oficial hace bastante tiempo viene “caminando en círculos” y que de vez en cuando se choca con (re)descubrimientos que existen hace décadas
    http://www.larazon.es/atusalud/controlan-un-agresivo-cancer-privando-a-las-celulas-cancerosas-de-nutrientes-ND13985228#.Ttt1LQtCJVdFhwZ
    El segundo vendría a ser el “típico cospiranoico que acusa a las malvadas farmacéuticas para intentar vender aguas milagrosas” para fastidio de muchos aparentemente se trata de un hombre cercano al sistema
    http://elpais.com/elpais/2016/11/18/ciencia/1479471177_912532.html
    Saludos

    • Hola, Sergio

      El primero no lo ví, pero conozco el asunto de la cistina desde hace tiempo y, lamentablemente no creo que la cosa sea tan sencilla. traté twangencialmente de ello cuando escribí el tema de los antioxidantes y el cáncer, para depletar el glutatión del as células cancerígenas. Se puede usar sulfasalazina para lograr ese objetivo, pero tiene efectos secundarios, y no estoy seguro de que sea la solución más elegante si hablamos de matar de hambre al tumor. De todas formas, sí: giran en círculos y escriben estos artículos como si algún genio acabara de descubrir la pólvora.

      El segundo lo ví hoy. La parte buena es que dice la verdad respecto de las farmacéuticas. la mala, que incluso alguien tan inteligente como él sigue diciendo que ‘se necesitan grandes ordenadores para descifrar las particularidaes genéticas del cáncer porque no hay dos iguales’. Claro, si buscas diferencias las vas a encontrar. Tú y yo somos genética y molecularmente diferentes, pero nos morimos si no comemos… En fin, el mundo gira y los representantes de la inteligencia no parecen tan inteligentes.

      Un saludo

    • Pues que son formas de ver partes del elefante sin verlo en su totalidad. Nadie dice que la dieta SOLA cure el cáncer, yo no lo digo, y respecto a Science Based Medicine: es una web dedicada a contradecir todo lo que se salga de lo estándar y no parece (sólo lo parece) entender que personas como yo sólo proponemos hipótesis basadas en ciencia preclínica porque NADIE pone el dinero para que haya pruebas clínicas en terapias de gran potencial ni jamás lo hará. Es muy simple. Por eso no quieren saber nada de casos ami me funciona, no vaya a ser que alguien encuentre patrones que demuestren que este sistema no beneficia a los enfermos sino a las grand es corporaciones.

      ¿Ha leído usted a quienes decimos lo opuesto, que el cáncer sí es una enfermedad metabólica, entre ellos científicos brillantes?

      Hasta luego

    • Sergio, cada vez que hablo de dieta cetogénica encuentro a alguien que acude al artículo de Science Based Medicine, es decir, a intermediarios, en vez de ir a las fuentes. Es simple pereza mental de personas que confían en sus “auctoritas”. Y es que SBM tiene ése como objetivo: que personas informadas e inteligentes, las que tienen más probabilidades de alcanzar puestos importantes en estamentos científicos, permanezcan en el redil.

      Este señor no me ha enviado estudios, sólo lo que otros dicen de una parte de los estudios. Por eso mi web tiene como intención interpretar ‘los otros’ estudios que estos ‘escépticos’ no parecen querer ver.

      Un saludo

  40. Alfonso, enhorabuena por tu blog y por tenerlos muy grandes. Aunque no me pilla de sorpresa nada de lo que comentas, pues hace tiempo que investigo por mi cuenta, pues no creo en nada que no investigue (una vez pillada una mentira de la “sagrada oficialidad”, las demás mentiras van cayendo como piezas de dominó) y el caso del cáncer no iba a ser distinto.

    No sé si es por pereza mental, por la más absoluta vagueza o porque todo el mundo lo quiere frito y mascado, nadie hace ningún esfuerzo por obtener conocimiento. Mi padre ha tenido cuatro cánceres (ahora está mas tranquilo) y jamás le vi investigar o leer sobre la enfermedad y es algo que no entenderé jamás. ¿Por qué tanto miedo? Recuerdo en mis inicios, buscando plantas que fortalecieran el sistema inmune porque le iban a poner quimioterapia y le dejaría las defensas para el arrastre; recuerdo haber comprado pastillas de equinacea purpúrea (sé que era una investigación bastante pobre, pero era en los comienzos) y recuerdo que me dijera por aquel entonces: solo haré lo que me diga el oncólogo; pppiiiiccccc,¡error!; investigar por tu cuenta para conocer mejor la enfermedad y poder salvar tu propia existencia, porque serán tus familiares quienes te lloren mientras que el oncólogo seguirá pasando consulta; ppiiiiccccc ¡acierto!

    En lo único que estoy disconforme contigo y te estiro de las orejas, es que no hace falta ser ingeniero de ningún tipo ni estudiar ciencias para investigar (yo soy de letras puras y no tengo ninguna carrera): solo hace falta dudar, hacerte preguntas e ir en busca de respuestas, sin temer jamás a la verdad y pasando de aquellos que defienden la oficialidad a ultranza, porque ellos jamás avanzarán por la vida.

    “Tienes que comprender que la mayor parte de los humanos son todavía parte del sistema. Tienes que comprender que la mayoría de la gente no está preparada para ser desconectada. Y muchos de ellos son tan inertes, tan desesperadamente dependientes del sistema, que lucharán para protegerlo” (Morfeo a Neo)

    • Hola, Miguel,

      Muchas gracias por tus palabras y por tu investigación. Pero debo haberme explicado mal, porque no quería decir que uno deba estudiar ciencias para llegar a estas conclusiones, quiero decir que quienes lo han hecho no eran personas ignorantes si no acostumbradas a lidiar con problemas profesionalmente complejos, y llegaron a las mismas conclusiones que yo: tú, por ejemplo.

      El tema de Matriz viene muy al pelo, sí, no me gustan mucho esas películas pero desde luego la metáfora que representan es acertadísima.

      Muchas gracias y un saludo

  41. Buenas Alfonso, una duda sobre como complementar la dieta cetogenica con el ayuno, te parece excesivo un ayuno progresivo cada cinco días que va desde 18 hs a 36hs?
    y lo que diga sciencebasedmedicine me tiene sin cuidado. David Gorski es el “Joseph Goebbels” del establishment medico/farmaceutico, no se si le pagaran las farmacéuticas o lo hace por pasión pero cumple la misma función(igual que Stephen Barrett)
    Por ultimo vi como te censuraron en el post de vitamina c en misterios al descubierto se ve que los pusiste nerviosos un saludo

    • Hola, Nico,

      El tema del ayuno lo trato con cuidado porque no todo el mundo está preparado para hacerlo. EN ciclos cortos sí veo conveniente períodos de ayuno que estresen al tumor, sobre todo si estás bajo tratamiento agresivo, siguiendo las indicaciones de Valter Longo. A la larga no creo que sea conveniente, aunque no tengo evidencias sólidas con las que fundamentar mi afirmación. Creo que un ayuno diario de 18 horas más ocasionales ayunos completos de unos 3 días podrían ser accesible casi por cualquiera y habría que ver cada caso individual para hacerlos más prolongados.

      Lo de SBM y gran parte de esa red de blogs ‘escépticos’ no es más que un entramado creado para lo que está consiguiendo: que pocos se atrevan a decir lo que no es más que puro sentido común y objetividad: que el emperador va desnudo.

      Gracias y un saludo

    • Sí, así es el mundo, Sergio

      Un saludo

  42. Hola Alfonso:
    Mi esposo fue operado en Diciembre del 2015 de un astrocitoma difuso grado II, se extrajo casi en su totalidad, pero la neurocirujana nos explicó que el resto se trataría de eliminar con radioterapia concomitante con Temozolomida, posteriormente, 6 meses de quimioterapia de mantenimiento, 240 mg de Temozolomida por día, 5 días al mes.
    Ha terminado el tratamiento en Octubre de 2016, su oncólogo ordenó la resonancia magnética hace un mes y estamos en espera de que nos den el reporte de los resultados de todo el tratamiento. Hemos pasado un mes de impaciencia y nerviosismo, rogando a Dios que todo salga bien y haciéndonos una pregunta, ¿qué sigue?.
    El mejor resultado que me plantea el oncólogo es que haya funcionado el tratamiento, pase un tiempo (días, meses o años), esperemos a que resurja nuevamente el tumor, se vuelva a operar, radioterapia y quimioterapia, hasta que el cuerpo de mi esposo resista o en espera de que tenga mayor malignidad.
    Siempre he preguntado a todos los médicos que tengo oportunidad, sobre cuál es la alimentación que a partir del diagnóstico debimos implementar, que cosas evitar, que tanta actividad física, o que medicamentos pueden ayudar a impedir que resurja nuevamente (si es que no sigue ahí). Quedo en shock cuando me dicen que solo tenemos que esperar, como si ellos tienen todo bajo control, que se está haciendo lo único que puede hacerse; incluso un doctor me dijo que conoce a una persona con la mitad de su cerebro viviendo estable (ni siquiera creo que eso sea posible), como si solo se tratara de irlo sacando y tuvieras hasta que se te acabe o te mate antes, sin importarles ni un poco la recuperación del paciente.
    Buscando información en internet, preguntando a oncólogos y que todos digan que solo, y solo eso, es el tratamiento (sin éxito prácticamente) que podemos esperar. No estamos conformes con eso, es como una intuición que te dice que eso no puede ser.
    Hace una semana me encontré con tu blog (en esta espera desesperante), es impresionante todo la información que has recabado, en donde escribes lo que realmente queremos saber, reuniendo información que nos da un rumbo, una dirección; cuando lo lees todo suena lógico, además de que la perspectiva va orientada a la ayuda y recuperación, con esas ganas que tenemos todos los familiares de hacer todo lo que esté en nuestras manos por la salud de los que más amamos.
    Estamos iniciando a implementar la dieta cetogénica, eliminando carbohidratos, azúcar y carne de músculo, en lo que me empapo de la grandiosa información que conforman tus extensos pero magníficos artículos que no puedo dejar de leer (sin dejar de agradecerte la interpretación de cada uno de los artículos de los que haces referencia).
    Estaré alerta de cualquier información que agregues y aportar de nuestra propia experiencia.
    Gracias por estar ahí y ser el ejemplo para todos los que pensamos como tú, que aunque vamos iniciando, usamos el sentido común y no nos dejamos influenciar o conformar por el sistema de salud que ha perdido su prioridad, la salud de las personas.
    Te envío un gran abrazo desde México, deseando éxito para todos los que estamos en esta campaña.

    • Hola, Teresa,

      Son los testimonios como el vuestro los que me mueven a continuar, así que gracias por tus palabras y por escribir vuestra experiencia.

      Todo el sentido común se va por el sumidero cuando uno habla con algunos médicos. Este sistema se despedaza sin que quienes realmente piensan puedan hacer algo al respecto, al carecer de poder.

      Te felicito por poneros manos a la obra ahora y te aconsejo que, si podéis abordarlo económicamente, os planteéis desde ya un agresivo plan de suplementación junto con dieta, ayuno, ejercicio físico y control del estrés (y tal vez algún fármaco adicional), porque prevenir recidivas es mucho más fácil que combatir un cáncer ya establecido

      Como estoy en plena escritura del libro no actualizaré mucho los contenidos del blog, pero el foro sigue activo, así que te recomiendo que lo visites y que, si quieres, te apuntes y compartas vuestra experiencia. Así podremos ayudarnos entre todos

      Un abrazo

    • Opino 3 cosas

      1. Que nunca he recomendado lo que él predica, ni hay pruebas científicas acerca de la ‘teoría alcalina del cáncer’, soy escéptico en eso… (no ‘pseudoescéptico’, no vaya a confundir)
      2. Que si usted hubiera leído este blog lo sabría
      3. Que debería ir usted más a las fuentes (PubMed, por ejemplo), para tener opinión propia

      Hasta luego

  43. Hola Alfonso.

    Sólo quería felicitarte por esta inmensa labor que estás llevando a cabo.

    Conozco de primera mano la lucha que una mente librepensadora, con sentido crítico y capacidad de análisis, tiene que librar contra el humano medio que ansía someterse a la autoridad de otros. Es el “miedo a la libertad” del que hablaba Fromm el que hace que los seres humanos se comporten como borregos.

    Yo estoy embarcada en una cruzada similar, sólo que como escribe una comentarista más arriba, en este caso es en el ámbito de las enfermedades mentales, tratando de recopilar todo el conocimiento multidisciplinar que he adquirido durante 6 años, desde que empezé a sufrir lo que los manuales psiquiátricos llaman “depresión mayor”.

    En el mundo de las enfermedades mentales están ocurriendo auténticas aberraciones, llevadas a cabo por esa misma industria farmacéutica de la que hablas, a la que no le interesa en absoluto curar, porque obviamente sería matar su gallina de los huevos de oro. Están medicando a media humanidad, incluyendo niños pequeños. En EEUU es considerado normal que se medique a los niños de 3 años con potentes fármacos sin que la sociedad se lo cuestione. Así de eficaz es su lavado de cerebro.

    Su influencia en los diagnósticos y su tratamiento es GIGANTESCA. Ellos escriben los manuales psiquiátricos, ellos definen los síntomas, ellos marcan el camino terapéutico, que por supuesto está fundamentado en fármacos. Ni hablar de factores como el cambio en la dieta, que en muchos casos es la causa principal del desajuste químico en el cerebro. Dale al niño Ritalin, pero que siga bebiendo azúcar por un tubo, que no pasa nada.

    La Ciencia está podrida, y los medios y el “establishment” médico repiten sin sentido crítico las mismas ideas que promueven esos seres perversos dedicados a maximizar beneficios.

    Yo tengo una prueba de que la depresión mayor se cura. Sin un sólo fármaco suyo. Yo soy esa prueba. Mis armas han sido la meditación, el ejercicio físico, cambios drásticos en la dieta, y reprogramación de mis actitudes mentales, principalmente. Ninguna de esas cosas son patentables por los perversos.

    Por supuesto el psiquiatra de la Seguridad Social no pasó de ofrecerme ansiolíticos, antidepresivos y demás fármacos. Su única labor como médicos es irte ajustando las dosis, según te vaya bien o mal. Tremendo.

    Ahora, claro, me siento como tú, no sólo horrorizada ante lo que he descubierto, sino casi obligada, desde un sentido moral, a llevar ese conocimiento a otros. Tarea titánica, yo aún estoy empezando.

    En fin, que me enrollo, cuando lo que quiero con este mensaje es enviarte desde aquí mi más sincera enhorabuena por tu labor, por ser el valiente que eres y tener la generosidad que te hace compartir tu trabajo (enorme) con todos nosotros.

    Te deseo lo mejor para ti y los tuyos. Espero que tu mujer siga mejorando y tu hija no te dé nunca más un susto como ese.

    Un abrazo muy fuerte.

    • Hola, Andrea,

      Gracias por haber dedicado parte de tu tiempo a escribir ese mensaje tan generoso. Y te felicito por haber desafiado al sistema y haber aplicado el sentido común y la inteligencia

      Todo lo que dices es cierto. La gente desconoce la estafa piramidal en la que está inmersa, y defenderá con uñas y dientes a sus verdugos

      Un abrazo

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *