el cáncer como enfermedad metabólica
Categories Menu

Publicado | 36 comentarios

Por qué NUNCA, NADIE, nos sacará las castañas del fuego. La importancia del microambiente tumoral y su desequilibrio de pH. Mecanismos de multirresistencia a la quimioterapia. Terapias DIY para potenciar la efectividad del tratamiento.

Por qué NUNCA, NADIE, nos sacará las castañas del fuego. La importancia del microambiente tumoral y su desequilibrio de pH. Mecanismos de multirresistencia a la quimioterapia. Terapias DIY para potenciar la efectividad del tratamiento.

Este es un mini-ensayo de unas 19.000 palabras. Una forma de protesta, bastante reaccionaria, ante la twitterización, banalización y ausencia de matiz de la divulgación, porque siempre he tenido claro que la única forma de actuar ante un tema tan extraordinario como el del cáncer, que induce respuestas tan viscerales y poco convencionales, es siendo poco convencional: los comportamientos ordinarios no pueden abordar de forma óptima los temas extraordinarios.

Para quienes necesitan soluciones prácticas (aquellos a quienes sobre todo va dirigido este blog), pueden sortear las abundantes explicaciones teóricas e ir directamente al final del artículo clicando este link.

Hasta a mí me aburre darme cuenta de que acabo de publicar un artículo de semejante extensión, pero hay poderosas razones que me obligan a ser tan denso: pocos temas requieren más matices que el del cáncer y si exijo matiz a los demás debo exigírmelo, antes y en primer lugar, a mí mismo. Además, es necesario ponerles la cosa difícil al nutrido grupo de esbirros que esperan ansiosos, armados con bates de béisbol argumentativos, el momento de derribar toda disidencia.

Este ensayo tiene como objetivo explicar de nuevo por qué NUNCA, NADIE, nos va a sacar las castañas del fuego, pero esta vez usando como ejemplo el microambiente tumoral y, en concreto, una de sus características: su especial desequilibrio del pH. También abordaremos los mecanismos de multirresistencia a los fármacos, tanto los asociados a ese desequilibrio como otros adicionales.

Y a partir de ese conocimiento abordaré también medidas prácticas, porque este blog intenta ayudar a los enfermos AHORA mediante la difusión de una información muy difícil de obtener de otra manera.

El microentorno tumoral es un buen ejemplo de la complejidad fisiológica y biológica del “neotejido” del cáncer, y de su influencia capital en la efectividad de las terapias estándar, porque este hecho casi nunca se tiene en cuenta a la hora de tratar a los pacientes, que son abordados con un tratamiento abocado en la mayoría de ocasiones al fracaso.

Explicaré además una de las características más importantes de ese microentorno: el desequilibrio del pH de diferentes “escenarios”, cuyo abordaje complementario podría ser (tal vez), la acción terapéutica más determinante (teniendo en cuenta siempre que NO hay ni un solo objetivo que, por sí mismo, aporte LA solución en forma de bala mágica).

Abordar el desequilibrio del pH puede ser, siguiendo el principio de Pareto, la acción individual más efectiva. No sólo por sí misma, sino como forma de incrementar la eficacia de la quimioterapia y reducir sus efectos secundarios. Descubriremos algunas medidas que podrían ser de gran ayuda, entre las que NO se encuentra la “dieta alcalina”, que no tiene base científica.

También hablaremos de los múltiples mecanismos de mutirresistencia que el cáncer construye y del bosque de nudos gordianos en que habitamos, que nadie parece atreverse a desenredar con medidas drásticas.

Seguir leyendo

Publicado | 43 comentarios

El documental que puede salvar miles de vidas. Cócteles de fármacos que ya pueden derrotar al cáncer. La “medicina basada en la evidencia” como auténtico freno del avance médico

El documental que puede salvar miles de vidas. Cócteles de fármacos que ya pueden derrotar al cáncer. La “medicina basada en la evidencia” como auténtico freno del avance médico

Este artículo es muy (muy) largo, pero es también el más importante de todos cuanto he escrito hasta la fecha.

Y lo es porque tiene la intención de provocar en la mente de quien lo lea una revolución del entendimiento, paso previo indispensable para emprender acciones que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte. Como objetivo es ciertamente ambicioso, pero también factible.

Esas acciones, adoptadas individualmente, podrían significar la salvación de muchos pacientes, sobre todo de aquellos que encuentran ridículas las medidas de dieta y suplementación, no quieran aplicarlas y sólo confían en los fármacos; o de quienes sí quieran pero se encuentren perdidos o sobrepasados por toda la información disponible acerca de la dieta, por todos los suplementos y por todas las opciones terapéuticas; y también de quienes se encuentren en una situación de urgencia debido al tamaño, gravedad o extensión de su tumor y necesitan aplicar medidas inmediatas que incrementen exponencialmente la efectividad del tratamiento convencional con rapidez, y así tener tiempo para diseñar los cambios crónicos de vida, alimentación y suplementación que necesitarán llevar a cabo para asegurarse de que el cáncer no regrese.

Y si esas acciones se implantasen de forma colectiva, podrían forzar un cambio de rumbo en la trayectoria hacia el vacío que la actual medicina ‘científica’ está trazando.

Seguir leyendo