Sinergia, arma vital contra el cáncer

SINERGIA: arma vital contra el cáncer

En este vídeo (he incluído también más abajo una transcripción en texto) hablaremos de un concepto que, quienes me seguís desde hace tiempo, sabéis que es un pilar fundamental de mi enfoque terapéutico. Me refiero a la sinergia.

Porque la complejidad orgánica es tal, que creer que una sola molécula va a solucionar algún problema crónico es haber caído en la trampa que la industria nos tendió hace décadas.

Recuerda que todos los artículos del blog y el contenido de estos vídeos sólo son extractos que aparecen en el conjunto de 7 libros que escribo, que marcarán un antes y un después en el abordaje conceptual y práctico del cáncer y que puedes precomprar a precio reducido usando este link:

https://cancerintegral.com/libro-cancerintegral/

***

Material de apoyo:

***

Vídeo en YouTube:

Vídeo en Odysee:

***

Transcripción en texto:

En este vídeo hablaremos de un concepto que, quienes me seguís desde hace tiempo, sabéis que es un pilar fundamental de mi enfoque terapéutico. Me refiero a la sinergia.

Esta palabra, que tanto se ha usado en el ámbito corporativo lleno de neolengua buenista e hipócrita, define sin embargo a la perfección el concepto que debe subyacer en todo enfoque terapéutico que de verdad entienda el organismo.

Porque la complejidad orgánica es tal, que creer que una sola molécula va a solucionar algún problema crónico es haber caído en la trampa que la industria nos tendió hace décadas.

Como la inmensa mayoría de los ensayos clínicos se conciben para determinar la eficacia de UNA sola molécula patentable, aislando sus efectos del resto de posibles parámetros, los tratamientos se aplican usualmente en monoterapia y de manera secuencial.

Respecto al cáncer, una dolencia multifactorial y un neotejido con reglas metabólicas propias, ese abordaje está destinado al fracaso y eso es lo que sucede casi siempre: aplican quimioterapia en solitario como primera línea de actuación, debido a que esa es la única medida de la que hay “evidencia” y a que las quimioterapias son tan tóxicas que no se atreven a hacer combinaciones con ellas, aunque puedan proponerlas.

Cuando esta primera quimio falla, y casi siempre lo hace, pasan a otra quimio de segunda línea y luego quizás a otra y van así, sucesivamente, agotando todas las balas de las que dispone su limitado y venenoso arsenal.

Pero el cáncer debe ser abordado de muchas formas, no sólo con el enfoque “militar”, de ataque citotóxico directo, que representa uno de los mayores reduccionismos y enfoques infantiles dentro de ese reduccionismo constante en forma de fármacos inútiles en que se ha convertido la medicina “científica”.

El enfoque debe ser triple:

  1. Ataque militar citotóxico directo, pero entendiendo antes las particularidades de las masas neoplásicas, que levantan muros físicos y químicos que impiden que las moléculas terapéuticas lleguen a donde deben o que las expulsan en caso de que lleguen. No entender estos procesos es abonarse de nuevo al fracaso, porque una molécula tiene dos formas de ser ineficaz: serlo de por sí, o no alcanzar los objetivos a los cuales debe envenenar y en su lugar atacar otros que forman parte del cuerpo sano. Por eso se necesitaría sinergia incluso aunque atendiéramos únicamente a este enfoque, que es justo lo que hace la medicina: se necesita no sólo aplicar quimio, sino asegurarnos de que ésta llega adonde debe y que se queda allí.
  2. Ataque local indirecto. En este caso no se trata de “matar” directamente a esas células cancerígenas sino conocer el entorno en que se inscriben, las reglas metabólicas que nutren el microambiente en que medra el cáncer, y usar moléculas que inhiban esos procesos metabólicos para o bien matar de hambre al tumor o bien negarle el acceso a los ladrillos anabólicos que le permiten crecer. Combinar el enfoque 1 y el 2 permitiría multiplicar los efectos de ambos.
  3. Modificación del entorno orgánico en que vive el tumor. El cáncer no es una entidad que gira en vacío, algo que aparece como por arte de magia debido a que unos genes “mutan”. Esta explicación es tan reduccionista y simplista que nadie con un mínimo de capacidad intelectual puede comprarla sin dudar fuertemente. Los mismos que creen eso, sin embargo, te comentan que es cierto que la obesidad incrementa el riesgo de padecer cáncer, con lo cual admiten que los factores metabólicos influyen en el origen del cáncer.

Lo cierto es que el tumor se nutre de aquello que le provee el organismo y el sistema inmune y el paisaje endocrino en que se inserta afectan de manera extraordinaria el desarrollo tumoral. Por tanto, además de las acciones locales enfocadas en el tumor, sean estas militares citotóxicas directas o metabólicas indirectas, debemos atender a mejorar el estado general del organismo, que siempre mejora el pronóstico del cáncer

Estos 3 enfoques, además, deben abordarse a la vez, para alcanzar efectos multiplicadores. En realidad, como decía antes, son 4 enfoques porque no sirve sólo lanzar moléculas al tumor, sino asegurarnos también de que penetran la coraza del microentorno y se quedan allí.

Por eso en las propuestas terapéuticas que analizo hay terapias de todo tipo, que deben añadirse en combinación y NUNCA digo que una sola en solitario sea curativa. Por supuesto los reduccionistas suelen atacar a quienes retan sus creencias con críticas que son igualmente reduccionistas, falsas y carentes de matiz y suelen difamar diciendo que yo CURO el cáncer con dieta cetogénica. Lo cual es absoluta y descaradamente falso.

Hay que usar las terapias que abordan el punto 3, es decir, las terapias que se enfocan en el organismo entero, como cimientos sólidos donde construir el edificio terapéutico de las terapias locales. Alimentación, sol, ejercicio físico, higiene lumínica, sueño, contacto con la naturaleza, mejora psicológica y control del estrés son medidas que no sólo debería abordar todo enfermo de cáncer, sino toda persona para disminuir su riesgo de padecer cáncer y casi cualquier dolencia crónica.

Después hay que analizar exhaustivamente qué particularidades metabólicas tiene el tumor, aquellas que definen su maquinaria metabólica y cuál es el funcionamiento general y las reglas de actuación de ese órgano nuevo para encontrar puntos de presión específicos que inhibir con medidas dirigidas localmente al tumor.

Luego hay que encontrar medidas citotóxicas directas que puedan ir dirigidas muy concretamente a las células tumorales y las envenenen de múltiples formas.

Y por último debemos saber qué medidas tomar para que las acciones locales de los puntos 1 y 2 sean realmente eficaces al desbaratas los mecanismos de defensa del tumor que impiden que su interior sea alcanzado por moléculas extrañas y que achican las moléculas que consiguen llegar a dicho interior.

Este abordaje es lo opuesto al reduccionista mundo de la oncología oficial. Requiere análisis realmente científico de una entidad tan astronómicamente compleja como es el cáncer. Y es esa la razón por la cual me embarqué hace ya años en la escritura de este blog pero también de un conjunto de libros que permiten conocer de forma realmente compleja, íntima esa realidad metabólicamente diferente que es el cáncer, y también cómo se relaciona con el organismo, poniéndolo a veces a sus pies para obtener un beneficio a costa de la salud del cuerpo sano.

Las propuestas deben usar TODO el arsenal disponible bajo el sol, sin dejar que los sesgos y los prejuicios nublen el análisis:

  • Ayuno, alimentación, ejercicio físico
  • Suplementos que se obtiene fácilmente de cualquier web
  • Fármacos orales offlabel y usados para otras dolencias que han demostrado eficacia antitumoral y pueden ser reposicionados
  • Sustancias intravenosas copo vitamina C, salinomicina, 3-bromopiruvato, etc
  • Fármacos convencionales anticáncer pero usados a dosis bajas, cuyos efectos terapéuticos siguen vías diferentes y causan menos efectos secundarios
  • Terapias psicológicas o químicas dirigidas a actuar sobre las emociones del enfermo y mejorar su calidad de vida pero también las respuestas al resto de terapias
  • Terapias biofísicas que apuntan a las especiales características eléctricas, magnéticas etc de los tumores, como hipertermia, terapia biolumínica, campos eléctricos de baja intensidad, etc

***

Hay muchos ejemplos de sinergia, pero listaremos algunos de los más sencillos y ampliamente estudiados

  • El ayuno mejora la eficacia de la quimioterapia y disminuye los efectos secundarios.
  • Lo mismo sucede con el ejercicio físico.
  • Vitamina C + Ozono, aplicado en este caso secuencialmente en un corto espacio de tiempo si obtienen una sinergia.
  • Vitamina B1 y el fármaco etomoxir.
  • Metformina y aceite de pescado.
  • Betaína y Boswellia.

Podríamos seguir horas y horas, pero el concepto creo que se capta de forma clara: ¿Qué pasaría si en vez de dos terapias aplicadas a la vez encontráramos 3, 5, 7, 15, las que fueran necesarias, que produjesen una sinergia tan fuerte que los resultados fueran espectaculares?

En eso estoy embarcado, pero es que algunos estudios sugieren que ya es posible, como uno elaborado en Irán hace años donde la aplicación de dieta cetogénica, ozonoterapia, cámara hiperbárica y un completo protocolo de suplementación, combinado todo con el tratamiento estándar, logró remisiones espectaculares en un alto número de pacientes de cáncer.

Pero quizá el ensayo que demuestra que incluso algunos médicos y científicos ortodoxos están entendiendo que algo debe cambiar es el CUSP9, que ya va por la tercera versión (estudio).

Ni los resultados son tan espectaculares como podrían ser, ni su concepto es el que más me gusta porque se enfoca sólo en fármacos, pero representa el mayor intento hasta la fecha de la ciencia más ortodoxa de salirse de los cauces trillados y por eso quiero usarlo como ejemplo. Aunque si a esa combinación se hubieran añadido muchas otras acciones de cambios de estilo de vida y suplementación, quizá hablaríamos de algo mucho mejor aún.

El ensayo fue propuesto por un grupo de científicos hartos de ver que los tratamientos fallaban estrepitosamente una y otra vez para tratar uno de los cánceres más mortales: el glioblastoma multiforme, el tumor cerebral más mortífero, cuya esperanza de vida incluso con el mejor tratamiento disponible apenas sobrepasa el año de vida, algo que no ha mejorado en décadas.

El tratamiento propone el uso de dosis bajas de temozolamida, quimio de referencia en el tratamiento de tumores cerebrales, más 9 fármacos usados para otras dolencias, pero reposicionados al atacar sendas vías tumorales: aprepitant (), auranofin (), celecoxib (antiinflamatorio), captopril (antihipertensivo), disulfiram (), itraconazole (), minocycline (), ritonavir (antiviral), and sertraline (antidepresivo, que afecta otras vías metabólicas)

Se ha ensayado en 10 pacientes que ya habían agotado todas las opciones terapéuticas y como tratamiento compasivo. Aunque es un ensayo en fases diseñadas sólo para probar seguridad efectos secundarios, los resultados terapéuticos han quedado registrados. Algunos de los pacientes murieron relativamente pronto tras el inicio del ensayo, quienes mostraban peor estado físico, reflejado por una métrica llamada KPS (índice de karnovski) menor de 90 y que puede tener que ver con la facilidad para soportar los efectos secundarios de la terapia, que pueden ser altos pese a tratarse de fármacos relativamente bien tolerados.

A los 30 meses, 5 de esos pacientes, el 50%, seguían vivos. Aunque el espacio muestral es bajo, nos encontramos con que se trata de pacientes que ya habían probado las terapias estándar, y recordemos que la probabilidad de un paciente recién diagnosticado de glioblastoma, de alcanzar los dos años de vida es del 30%. La mejora es significativa y nos informa no tanto que esa propuesta concreta de combinación de fármacos sea la óptima, ni mucho menos, sino que, CONCEPTUALMENTE, ése es el camino.

***

Y ése es el camino que estoy siguiendo, al analizar no sólo todas las particularidades metabólicas y biofísicas del tumor y cómo se relaciona éste con el cuerpo sano, sino centenares de moléculas y otras terapias, buscando la combinación o combinaciones que resulten ganadoras. Para ello contamos con un grupo de autoexperimentadores y de médicos y clínicas que se unen a un proyecto que tiene un fin claro y de ambición absoluta: controlar el cáncer de forma crónica.

Por eso todos los artículos del blog y el contenido de estos vídeos sólo son extractos que aparecen en el conjunto de 7 libros que escribo, que marcarán un antes y un después en el abordaje conceptual y práctico del cáncer y que puedes precomprar a precio reducido usando este link:

Esto es todo por hoy. Espero que te haya ayudado este vídeo y nos vemos en el próximo.

Un abrazo.

Comenta el artículo